Panamá,25º

13 de Dec de 2019

Columnistas

Gaia y Chespirito

“Los peligros de autodestrucción y extinción ya pueden ser sorteados, porque “ahora sí hay quien nos defienda, Chespirito está aquí, no contaban con su astucia, [...]”

Una hipótesis muy esperanzadora para algunos, atribuida a un científico inglés llamado James Lovelock, tan puritano como indica su nombre, sostiene que las especies vivas, y tal vez la misma humanidad, no desaparecerán de la faz de la Tierra, a pesar de los malos augurios, porque forman parte de un complejo sistema de autorregulación al que se lo denomina Gaia.

Según este químico, o bioquímico, meteorólogo, consultor de la NASA, estudioso de Marte en sus buenos tiempos, desde hace una pila de millones de años este complejo sistema ha superado todas las amenazas que pudieron poner en peligro su existencia; vale decir, altas temperaturas solares, glaciaciones, colisiones, vulcanismos, terremotos, diluvios bíblicos, presencia alienígena... y pare usted de contar.

Esta autorregulación, Gaia, hasta ahora había sido por sí sola más que suficiente para blindar nuestra seguridad en un universo también auto súper regulado. Era innecesario preocuparse.

¿Pero qué demonios pasa ahora? Pasa que la mano del hombre científico y tecnológico introdujo e introduce en el ecosistema variables peligrosas para la vida humana, tal como proclamamos los aguafiestas y catastrofistas: calentamiento global, deshielo, contaminación, sobrepoblación, hambrunas, guerras, y por ahí van las cosas.

Pero, como dicen los bocatoreños, “no problem”. Y como se dice en otras latitudes: “no le des color, preocuparse en demasía es malo para la salud, cero estreses, no todo está perdido, sonríe, la vida es bella”. Y ahora “fake news”.

Los peligros de autodestrucción y extinción ya pueden ser sorteados, porque “ahora sí hay quien nos defienda, Chespirito está aquí, no contaban con su astucia, todos sus pasos están fríamente calculados”.

Ahora estamos en condiciones, según afirman algunos científicos (entre otros Lynn Margulis, Tim Lenton, James K. Rafel Simó, Kasting Ricardo Amils, y Carles Pedrós-Alió y muchos otros que se les van sumando), de pasar a otra fase promoviendo (y) actualizando un nuevo “sistema operativo planetario”, al que han definido como “Gaia 2.0”, que no es otra cosa que cambiar hábitos y desarrollar dispositivos científicos que tal vez no reviertan el deterioro del medioambiente, pero le den a la humanidad respiro y nuevas oportunidades.

Tal vez personajes como Busch, Donald Trump, Bolsonaro y otros dignos especímenes de los poderes corporativos sean tan cultos y estén tan informados que conozcan esta hipótesis al dedillo y se empeñen en demostrar su infalibilidad.

Pero yo no dormiría de ese lado. Al menos por ahora.

Escritor y periodista.