Panamá,25º

06 de Dec de 2019

Columnistas

La confianza del lector y el cuarto poder

Cuando los intereses económicos y políticos imperan en una sociedad, los medios de comunicación se convierten en la principal herramienta social para afrontar ese malestar, y evitan que esa conducta indebida confisque las oportunidades de prosperar a una importante parte de la sociedad panameña.

Cuando los intereses económicos y políticos imperan en una sociedad, los medios de comunicación se convierten en la principal herramienta social para afrontar ese malestar, y evitan que esa conducta indebida confisque las oportunidades de prosperar a una importante parte de la sociedad panameña.

Los medios de comunicación son la artillería de la libertad, dijo una vez el escritor Hans Christian Andersen. Desde la recuperación de la democracia en 1990, los medios de comunicación han socorrido permanentemente a la sociedad panameña, actuando como portavoz del sentir de la población y poniendo en jaque al poder económico y gubernamental, y hacerlos retroceder muchas veces de intensiones que buscan beneficios personales y privados.

Los medios de comunicación o el cuarto poder, como también se les llama, es un actor con un importante peso en el destino del país. Cada vez que un medio de comunicación le da voz a aquellos que no la tienen, se convierte en la garantía de las libertades y de la democracia social. Es una vía para lograr un mejor país.

Y ¿por qué tienen tanto poder los medios de comunicación? La respuesta es oportuna. Tienen poder porque se atreven a defender los intereses de las mayorías, afrontar al Gobierno cuando se equivoca y a poner al descubierto el poder económico cuando intenta imponer acciones que solo benefician sus bolsillos.

Cuando un medio tiene una postura firme en la letra y la tinta que imprime, significa que respeta la confianza depositada por sus lectores. Mientras más lectores tengan los medios de comunicación, mayor será su impacto en las decisiones finales que se tomen en una sociedad.

Gran parte del pensamiento y el sentir de la población está asociada a la objetividad de los medios de comunicación. Son los periódicos, la televisión, la radio y otras fuentes mediáticas, las que informan, transmiten los acontecimientos, critican las actuaciones de los poderes y salvaguardan los derechos de la sociedad.

La faena no es fácil, pero le corresponde al cuarto poder seguir haciendo la tarea que el pueblo le ha confiado y que es determinante para lograr un desarrollo económico y social más equitativo, una nación más justa y heredar a las futuras generaciones las ganas de seguir soñando.

Le corresponde a cada uno de los voceros de la sociedad panameña utilizar los medios de comunicación como una herramienta efectiva para afrontar las actuaciones políticas injustas e incongruentes y los intereses económicos. Pero, sobre todo, le toca también promover y proponer soluciones a los problemas de todas las índoles, sean estas para mejorar la economía, la justicia, la equidad, el ambiente y la sociedad en general.

De esta forma los medios de comunicación seguirán siendo un pilar fundamental de la opinión pública, la libertad y la democracia.

Como decía el escritor Arthur Miller, “un buen periódico, supongo, es una nación hablando consigo misma”. De eso se trata.

Analista financiero.