Temas Especiales

14 de Aug de 2020

Ricaurter Paz

Columnistas

Panamá y sus nuevos filibusteros criollos

El día 15 de agosto de 2019, la ciudad de Panamá cumplió 500 años de historia, o sea, cumplió cinco siglos de hechos históricos. La celebración de dicho acto conmemorativo se realizó el mismo día, en las auténticas ruinas de Panamá la Vieja, símbolo histórico de la nacionalidad panameña.

El día 15 de agosto de 2019, la ciudad de Panamá cumplió 500 años de historia, o sea, cumplió cinco siglos de hechos históricos. La celebración de dicho acto conmemorativo se realizó el mismo día, en las auténticas ruinas de Panamá la Vieja, símbolo histórico de la nacionalidad panameña. Pues, pude observar que era un acto cívico de la burguesía criolla, de familiares, de generaciones que han venido gobernado esta pequeña República, muy golpeada y saqueada por piratas criollos. Para estos atracadores, robar millones del erario panameño no es un delito, es una costumbre adquirida, para seguir burlándose de los contribuyentes que pagan impuestos, para que esta Nación camine por el sendero del desarrollo tecnológico mundial, y hacia una educación de primer mundo. También señalan, que si un mandatario roba, pero hace proyectos… tampoco es un delito, ni puede ir a la cárcel. Pues, el parroquiano que roba migajas, es el único que paga condena en una cárcel.

Dicho acto me hizo recordar la historia de los piratas que llegaron a saquearle la riqueza que poseía la Nación panameña. No solo fue el corsario Henry John Morgan, y su gente que llegaron a saquear la ciudad de Panamá. También hubo otra pandilla de malhechores como: Sir Francis Drake, destruyera en el año 1572 la anterior población de Nombre de Dios, uno de los más afamados piratas de la historia, fueron dos incursiones las que hizo en Panamá. En ambas ocasiones no logró el objetivo de hacerse con el puerto de Portobelo para que la armada inglesa les arrebatara estas tierras a los españoles. Facilitó al conquistador español Francisco Velarde y Mercado, a completar la tarea, que ya estaba en proceso, de fundar la ciudad de San Felipe de Portobelo, en honor al rey de la corona española Felipe II.

Según la historia: Tras las incursiones de Drake, el primero pirata en llegar a Portobelo, fue William Parker, quien en 1602 realizó el primer ataque a la nueva ciudad fundada sin lograr su cometido. Pues, quien logró el éxito fue el corsario inglés Henry John Morgan, logró tomarse Portobelo, con relativa rapidez, y alcanzó un fuerte botín de joyas, metales y otros bienes, además, exigió al gobernador de Panamá un rescate por la ciudad de 150 000 pesos, el inglés, Lionel Wafer, quien compartía andanzas con el bucanero Bartolomé Sharp, que realizó numerosos saqueos en Panamá, William Dampier, quien en 1685 atacó hasta en dos ocasiones el Istmo, calcinando las ciudades que dejaba a su paso, pero llevándose de vuelta pequeños botines, y el último de los ataques fue en 1739. Ese mismo año, el almirante inglés Edward Vernon se toma la ciudad de Portobelo, lugar que saqueó y destruyó por completo.

Pues, a los filibusteros criollos no les interesa Portobelo, les interesa atracar el patrimonio económico de los panameños y extranjeros que pagan impuestos para vivir en este pequeño Istmo centroamericano, que no aguanta más un saqueo.

Comunicador social y artista plástico.