Temas del día

28 de Feb de 2020

Abilio Abel González López

Columnistas

Sea un consumidor, no un consumista

Durante esta época ocurre toda una avalancha publicitaria, con el ineludible fin comercial de captar la mayor parte de los ahorros, bonificaciones y la última partida del décimo tercer mes.

Promover productos y servicios masivamente es facultad del comercio, pero consideramos indispensable exhortar a la población a discernir muy claramente entre todo lo que se ofrece, aquello que realmente necesite y pueda adquirir, según lo planificado en su presupuesto.

No se trata de limitar drásticamente los deseos y metas por los cuales se ha sacrificado en ahorrar parte de su dinero, sino de ponerle un alto al consumismo excesivo, ya que esto no hará otra cosa que afectar el presupuesto familiar, dejándolo inerte para afrontar necesidades reales cuando las mismas se presenten.

Ser un consumidor responsable es ser realista, es aquel que no compra todo lo que le ofrezcan ni le pongan a su alcance, que medita si realmente es indispensable el producto o servicio que comprará o es para satisfacer un capricho o no quedarse rezagado, porque el vecino o algún familiar adquirió algo mejor o último modelo.

Al consumista no le interesa comparar precio, calidad, y cree que todo lo que le ponen delante es necesario, sin importarle que ya tiene algo parecido o que quedará endeudado por un período. De allí, la importancia de frenar el consumismo desenfrenado que nos consume sin distinción de raza, religión y poder adquisitivo.

El consumismo es una enfermedad que poco a poco causa un gran daño al bienestar, tranquilidad y salud del consumidor. Sigamos el sabio consejo de no gastarlo todo, porque quien lo hace pierde la seguridad que brindan los ahorros, quedando a disposición de lo que ocurra, de la suerte.

No deje todo para última hora, porque en medio de la prisa y la confusión no podrá decidir razonablemente sobre lo conveniente para usted y su familia. Hacer una lista de sus necesidades reales, cotejarla con sus ingresos y ahorros, eliminando aquellas cosas que no esté seguro, ajustarse al cinturón del presupuesto y hacer una buena compra sin sobresaltos ni posteriores problemas financieros, son recomendaciones que ayudarán a ser un consumidor consciente y no consumista.

Relacionista público.