Temas Especiales

12 de Aug de 2020

Avatar del Álvaro Andrade Berroa

Álvaro Andrade Berroa

Columnistas

Bodas de oro: promoción de 1969 del Félix Olivares Contreras

Felicitamos a toda esa generación de la promoción del 19 de diciembre de 1969 del Prestigioso Colegio Félix Olivares Contreras, que hoy celebran sus 50 años de graduación

Un día como hoy, 19 de diciembre de 1969, se realizaba en el gimnasio del Colegio Félix Olivares Contreras, la graduación número XVIII de ese prestigioso colegio, ubicado en la ciudad de David, provincia de Chiriquí, donde se graduaron 285 estudiantes que entrarían al mercado laboral y otros seguirían sus estudios profesionales en las diferentes universidades del mundo.

En esta solemne graduación y última de la década del 60, —una época en que la enseñanza- aprendizaje era totalmente diferente a lo que hoy en día se presenta— había una juventud que le tenía respeto a sus padres, maestros y compañeros de aula. Una generación que estudiaba para salir adelante y realizaban sus investigaciones en las bibliotecas públicas y de los centros educativos. Además había una competencia entre ellos para destacar en el cuadro de honor y una lucha para llevar la bandera nacional y el estandarte del colegio en los desfiles de las fiestas patrias.

La competencia se daban entre todos los grupos de ciencias, comercio, letras y la sección vocacional, que eran estudiantes que se dedicaban a aprender, y que al salir graduados eran muy esperados y contratados por las diferentes empresas privadas, por la enseñanza que se recibían en su formación vocacional.

En esa graduación, de los 285 estudiantes que recibían sus diplomas, el primer puesto de honor del Colegio lo ocupó la señorita Nilka A. Horna B., el segundo puesto lo obtuvo Mirna A. Roger y el tercero, Ruth E. Wilson M.

“Olivarista, la vida es acción, vívela” era el lema. Han pasado 50 años desde aquel día de nuestra graduación el 19 de diciembre de 1969, en el Colegio Félix Olivares Contreras, alma mater enclavada en la ciudad de David, corazón del Valle de la Luna, y todavía lo recuerdo con si fuera ayer. El día tan esperado había llegado. Despertábamos del sueño corto y feliz. El tiempo había volado con veloces alas y solo nos dejaría gratos recuerdos en nuestra memoria. Esas vivencias que revive el amor por lo añorado y los recuerdos juveniles.

Era el 19 de diciembre de 1969 y el Colegio Félix Olivares Contreras —nido donde habían crecido nuestros sueños y nuestras gigantes expectativas de vida— nos veía partir. Éramos un grupo más de aquella que fuera en 1924 la escuela rural de David, la primera, fundada en la provincia chiricana y la segunda en el país.

Nuestro Félix Olivares Contreras, faro de luz y sapiencia, vislumbrando siempre la cima del Barú que lo contempla. Uno de los principales semilleros que llena los graneros de la Patria con profesionales que engrosan las filas de los expertos que dirigen su timón. De esa patria que, uniendo los mares y las naciones, es puente del mundo y corazón del universo.

Partíamos, luego de haber absorbido la savia que nutre el conocimiento y que nos abriría las puertas del futuro. Habíamos convergido en sus aulas, desde todos los puntos de la geografía panameña. Las niñas, engalanadas de blanco, como las palomas; y los varones con sus grises pantalones como las alas del águila harpía, nuestra ave nacional.

Todos, con fe y alborozo, dispuesto a levantar el vuelo hacia lo desconocido. Seríamos el mañana, y hoy la escalada de profesionales que mueven a Panamá con seguridad, madurez y amor, hacia el siglo venidero.

Éramos una bandada de 285 graduandos de la carreras de Ciencias (36 señoritas 46 varones), Letras (27 señoritas 16 varones), Comercio (73 señoritas y 20 varones); mientras que en el Ciclo Vocacional siete se graduaron en práctico en mecánica general, dos en práctico en automovilismo, dos en perito en mecánica general, doce en perito de electricidad, doce en perito en automovilismo, seis en perito en ebanistería, veintiuno en perito agrícola, siete en perito en mecánica general y siete en modistería. Nuestra generación produjo médicos, farmacéuticos, enfermeras, químicos, laboratoristas, abogados, contadores públicos autorizados, sociólogos, profesores etc., ya que nuestro Félix Olivares Contreras, en esos momentos alcanzaba ana matrícula de casi cinco mil estudiantes. Era uno de los pocos colegios de la República de Panamá que contaba en sus instalaciones con aulas que impartían el conocimiento de Primer Ciclo, Vocacional, Ebanistería, Mecánica, Metales, Agricultura, Modistería y Costura, Electricidad, Magisterio y los Bachilleres Ciencias, Comercio y Letras.

Imposible de olvidar la semana olivarista que conmocionaba al país, su banda de música, una de las primeras y más grandes de Panamá, su coro de voces y conjunto típico. El Colegio Félix Olivares Contreras marcó nuestras vidas, retándonos a ser lo que hoy somos, con la ayuda de Dios, de nuestros padres y profesores, teniendo siempre presente el lema propulsor de: “La vida es acción, vívela”.

Felicitamos a toda esa generación de la promoción del 19 de diciembre de 1969 del Prestigioso Colegio Félix Olivares Contreras, que hoy celebran sus 50 años de graduación.

El autor es CPA y Olivarista, promoción del 19 dic. de 1969*

Escritor