Panamá,25º

21 de Jan de 2020

Avatar del Julio Yao Villalaz

Julio Yao Villalazopinion@laestrella.com.pa

Columnistas

La invasión en 2008, ¡prohibido olvidar! (I)

Miles de panameños murieron y fueron heridos, lisiados, mutilados y ejecutados con las manos atadas en calles, cuarteles, ríos y montes; o en la pista de Río Hato, donde los heridos fueron rematados inmisericordemente.

Hoy es 19 de diciembre de 2008. A pesar de que mañana será el aniversario 19 de la invasión, ningún gobierno ha tenido la moral suficiente para declarar el 20 como de Duelo Nacional porque son demasiado cobardes y están felices con su condición de súbditos coloniales.

¿Cómo se conmemoraría una matanza injustificada en que un 85 por ciento de los muertos no eran combatientes? ¿Qué armas podríamos tener los panameños un 20 de diciembre, cuando nos aprestábamos a preparar las fiestas de Navidad y no nos imaginábamos que nuestro “aliado” y “socio” fuera capaz de fumigarnos con bombas, balas y armas químicas antes de que Cristo naciera?

No ametrallaron ni quemaron barrios ricos sino los más pobres: Ninguno de los presidentes post-invasión (Guillermo Endara, Ernesto Pérez Balladares, Mireya Moscoso, Martín Torrijos) ha mencionado jamás estas dos simples palabras: “soberanía nacional”.

Ninguno de los actuales candidatos a la más alta magistratura ha mencionado una sola de las palabras que están en boga y en boca de líderes sudamericanos: “independencia”, “soberanía”, “autodeterminación”. Ninguno ha mencionado un solo problema internacional porque la invasión los redujo a súbditos coloniales.

Ninguno ha comentado el paso “accidentado” de un barco de guerra ruso por el Canal; el cautiverio de los Cinco Héroes cubanos secuestrados en Estados Unidos; el Canal por Nicaragua; la transformación que vive Latinoamérica, y todos tienen miedo de mencionar a Chávez como no sea para satanizarlo.

Ninguno ha mencionado uno solo de los siguientes problemas pendientes con EU:

(1) La limpieza de los polígonos de tiro, que Estados Unidos ha declarado arbitrariamente “caso cerrado”.

(2) La limpieza de la Isla San José, que Estados Unidos también declaró caso cerrado a pesar de que la Convención de Armas Químicas dice que no.

(3) La detención, juzgamiento y encarcelamiento ilegal de decenas de marinos panameños en tribunales y cárceles de Estados Unidos, interceptados por el Servicio de Guardacostas de Estados Unidos , en base al inconstitucional Tratado Salas-Becker.

(4) El hundimiento a cañonazos de barcos en aguas panameñas por el Servicio de Guardacostas.

(5) El abordaje de Estados Unidos y sus aliados en cualquier mar u océano de naves bajo bandera panameña, sin autorización de nuestro país.

(6) La maloliente construcción de la embajada de Estados Unidos en áreas revertidas, la segunda más grande de Estados Unidos en el mundo después de Irak.

(7) Las antenas secretas del Comando Sur y la CIA en territorio nacional.

(8) El Tratado Arias-Watt, de 2004, que le dio inmunidad e impunidad a los criminales de guerra de Estados Unidos y nos prohibió remitirlos a la Corte Penal Internacional.

(9) La necesidad de anular o renegociar el Tratado de Neutralidad.

(10) La asignación de un Asesor de Seguridad de Estados Unidos en la presidencia y la cancillería.

(11) La indemnización por la invasión.

La novela de las actuales elecciones se titula: "Elecciones en el Protectorado" y se pasa 24 horas al día.

Los medios no tienen espacio para analizar el atentado al presidente de Cuba, Fidel Castro, cuando Luis Posada Carriles y sus secuaces casi lo matan durante la XX Cumbre Iberoamericana, mucho menos para aclarar por qué la presidenta Mireya Moscoso indultó a los terroristas en violación de la Constitución.

Miles de panameños murieron y fueron heridos, lisiados, mutilados y ejecutados con las manos atadas en calles, cuarteles, ríos y montes; o en la pista de Río Hato, donde los heridos fueron rematados inmisericordemente.

A muchos de los soldados que se preparaban para rendirse en Fuerte Cimarrón, los invasores los amarraron a sus camas y los ametrallaron desde aviones y helicópteros. Al resto, sin visión nocturna, los emboscaron en un puente cercano.

Internacionalista y ex asesor de política exterior