Temas Especiales

20 de Sep de 2020

Francisco Moreno Mejías

Columnistas

Justicia y caridad

La Biblia promulga en Éxodo 21:24 la ley del talión como una forma de evitar excesos en la aplicación de la justicia. En Deuteronomio 32:35 dice Yavé que la venganza es suya y el Nuevo Testamento lo repite un par de veces.

La Biblia promulga en Éxodo 21:24 la ley del talión como una forma de evitar excesos en la aplicación de la justicia. En Deuteronomio 32:35 dice Yavé que la venganza es suya y el Nuevo Testamento lo repite un par de veces. Después san Mateo en 5:38-48 pone en boca de Jesucristo aquello de ofrecer también la otra mejilla cuando nos den una cachetada.

Está claro que el cristianismo prefiere la caridad a la justicia.

La recaptura del famoso asesino quíntuple ha sido la noticia más comentada en estos días. Familiares, vecinos, colegas, periodistas, comentaristas de radio y televisión, redes sociales... todos cuyas voces han llegado hasta mí se alegraron de la operación llevada a cabo por la policía.

Lo que no ha satisfecho a la ciudadanía es ver al asesino físicamente entero. Unos (y sobre todo unas) desearían que los que lo descubrieron lo hubieran matado, otros que le hubieran roto las piernas para que nunca más se fugara, hay quien prefiere que “se pudra en la cárcel”, porque si lo matan deja de sufrir. Estoy seguro de que si lo sueltan en una calle no llega a la esquina, porque la gente lo lincha.

En el siglo XIX vivió en España Concepción Arenal, que dedicó su vida a luchar contra la injusticia, promocionar la Cruz Roja, los derechos de los trabajadores, de las mujeres, de los presos... a resolver los graves problemas sociales y políticos existentes en la época que le tocó vivir. Esta mujer extraordinaria decía “odia el delito y compadece al delincuente”, porque pensaba que los victimarios son a su vez víctimas de las circunstancias que produjeron su maldad y, por lo tanto, merecen compasión. No era monja ni cosa parecida, pero evidentemente se inclinó más por la caridad que por la justicia.

¿Habrá alguien en la sociedad panameña, mayoritariamente cristiana, que esté de acuerdo con Concepción Arenal?

Jubilado