Temas Especiales

13 de Jul de 2020

Alexis Sánchez

Columnistas

Fabián Echevers

“[…] “Frente a la muerte, solo morirse cabe / solo el recogimiento nos dará su clima desmedido y cruel”, dice Tristán Solarte en “Aproximación poética a la muerte”. Panamá pierde a uno de sus hijos ilustres”

Miguel Antonio Bernal me informa la noticia: “Fabián Echevers, ha fallecido”. Abogado y hombre honrado. Me fue presentado por mi primo Yoyi (Rodrigo Sánchez Conoan), en la década de los ochenta, cuando ambos pertenecían a los abogados Independientes de Panamá. Era la época de la lucha contra la dictadura de Omar Torrijos.

Posteriormente me acercaría más a él, cuando asumió la Dirección del Diario La Prensa de Panamá. Me lo encontraría en las ocasiones que me presentaba a La Prensa por alguna razón, ya sea de mensajero de Yoyi o de alguna otra persona, con alguna novedad de “secretos” a dejárselo a mi tío Guillermo Sánchez Borbón. Recuerden que en esa época era mejor dar el mensaje personalmente, y no por teléfono.

Parte de la historia de Fabián y Guillermo con su columna en “Pocas Palabras”, sería Fabián quien le dio el visto bueno “el día que los periodistas no le dejaron la sobra a Guillermo para su columna diaria de “En Pocas Palabras”. Guillermo le reclamó a Fabián: “ahí está la vaina, los periodistas no dejaron nada”, y Fabián, que estaba en su escritorio de la Dirección de La Prensa esa noche, levantó la vista, y mirando a Guillermo le dijo: “¡Inventa!”. Esa noche Guillermo al retirarse de La Prensa, pensó: “Mañana estoy botado”.

Muchos recordarán que Guillermo se inventó que en Panamá estaba un mierdólogo alemán que investigaba el problema de la basura en Panamá y que el tenía una red de informantes en el G2 y en todas las instituciones del Estado. Había una crisis con la basura en Panamá en ese momento.

Al día siguiente, en horas de la mañana, Guillermo compró el periódico, pensando que no había salido y estaba botado. Pero, había salido y la columna de Guillermo comenzó a ser la más leída, inclusive por el G2 y la Presidencia de la Republica. La combinación de la genialidad de Fabián y Guillermo permitió a los panameños confirmar lo que se sabía entre voces y pudieron comenzar a transmitirlo para que se supiera lo que sucedía dentro del monstruo.

“Una de las anécdotas que se cuentan y es parte de la historia de Panamá, es que cuando se 
iba a hacer la codificación del Código Penal de Panamá, el dictador de Panamá, 
Omar Torrijos, pidió que Fabián lo encabezara y Fabián rotundamente lo rechazó”.

Posteriormente me tocaría informarle a Fabián el día que Her Belfon (Ana Belfon) ordenó el arresto de Guillermo por lo de Corozo (caso de la decapitación de Hugo Spadafora).

Después de la Invasión de Estados Unidos a Panamá, Fabián sería uno de los Magistrados de Lujo que tuvo la Corte Suprema de Justicia. Siendo magistrado coincidimos como en dos ocasiones en un supermercado, y siempre hubo su saludo con su sonrisa a flor de piel, y siempre con un mensaje: “Saludos a Yoyi y Guillermo”.

Hace como tres años, en dos ocasiones coincidimos en un restaurante, ya Fabián estaba confrontando problemas de salud, pero mantenía su alegría y sonrisa de siempre. Por supuesto, había el saludo fraternal y el abrazo de siempre y al despedirnos su encomienda: “Saludos a Yoyi y Guillermo”.

Una de las anécdotas que se cuentan y es parte de la historia de Panamá, es que cuando se iba a hacer la codificación del Código Penal de Panamá, el dictador de Panamá, Omar Torrijos, pidió que Fabián lo encabezara y Fabián rotundamente lo rechazó. Su integridad no le permitía sumarse a la dictadura, que ya había asesinado y desparecido panameños y extranjeros. Al solicitarle el dictador un recomendado para el cargo refirió a Arístides Royo, quien posteriormente pasa a la historia como “Gargantazo”.

Recientemente, visité La Prensa, y por alguna razón tuve que subir a la Dirección del periódico, y allí pude ver su fotografía, junto a otros el día de la inauguración de La Prensa, enmarcada.

“Frente a la muerte, solo morirse cabe / solo el recogimiento nos dará su clima desmedido y cruel”, dice Tristán Solarte en “Aproximación poética a la muerte”. Panamá pierde a uno de sus hijos ilustres.

Descansa en paz. Adiós, Fabián.

Exinvestigador de la Comisión de la Verdad.