Temas Especiales

04 de Jun de 2020

Columnistas

Y de repente el mundo se detuvo

La COVID-19 es tan poderoso que nos ha obligado a quedarnos en casa; con días y horas y específicas para salir y así evitar caer en sus garras.

El planeta se ha detenido ante un enemigo invisible que nos ha enclaustrado y cambiado nuestras vidas. Es tan poderoso que ha contagiado hasta el día de hoy a más de un millón de personas y ha cobrado la vida de unas 60 mil en 175 países.

Hace tres meses nos horrorizaban las imágenes de una ciudad en cuarentena, enferma y con muchos muertos, provocado por un nuevo virus, pero veíamos a la ciudad de Wuhan, en China muy lejos, en otro continente y a 15.370 kilómetros de distancia de Panamá. Sin embargo, el enemigo invisible rompió la barrera del tiempo y la distancia y salió, se propagó e ingresó a nuestro país para cambiarlo todo desde el mes de marzo.

Nuestros planes para el 2020 se fueron a la porra, quedaron guardados para el ¨Día después de¨. La mayoría de los cuatro millones de habitantes de la República de Panamá se mantiene confinada desde hace 22 días; la clase trabajadora haciendo teletrabajo, otros suspendidos y muchos despedidos.

La COVID-19 es tan poderoso que nos ha obligado a quedarnos en casa; con días y horas y específicas para salir al supermercado o farmacia y así evitar caer en sus garras.

Más de mil millones de personas estamos confinados en todo el mundo. Vivimos una emergencia social y económica nunca antes vista. El Covid-19 ha silenciado el bullicio de las calles, parques y avenidas que están casi vacías, también los centros educativos y recreativos. Se ha paralizado el comercio local, la industria de la aviación, la hotelería, el turismo, los restaurantes y bueno, casi todo.

Sumando al miedo de contagiarnos, nos invade el temor y la preocupación de cómo sobrevivir económicamente ante esta crisis sanitaria y económica mundial.

Para los trabajadores de la economía informal, los salones de belleza, el vendedor de chicha, la billetera, la señora que vende comida en la fonda y el paletero, el cierre de sus negocios, impuestas por la pandemia, significapérdidas económicas sin la posibilidad de percibir un ingreso, quién sabe hasta cuándo.

De acuerdo con la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE) debido a la pandemia, la economía mundial podría crecer este año a su tasa más baja de apenas 2,4%. Sin embargo, señala la OCDE una pandemia "más larga e intensa" podría reducir el crecimiento hasta 1,5%.

El cielo está vacío de aviones y libre de sus potentes ruidos porque nunca antes se habían introducido restricciones de viaje a nivel mundial; más de 100 países han cerrado sus fronteras y aeropuertos. Según un informe realizado por la Organización Mundial del Turismo, durante este año esta industria se reducirá entre un 20% y un 30%, en comparación con las cifras de 2019, lo que representa una pérdida de entre ‪300.000‬ y ‪450.000‬ millones de dólares.

El nuevo Coronavirus es tan malvado que se lleva a nuestros seres queridos sin la oportunidad de despedirnos de ellos y restringe el número de personas para asistir a la ceremonia de cremación.

Cada tarde las autoridades del gobierno panameño nos presentan el informe de casos. Hay días en que las cifras bajan y nos dan luz al final del túnel, otros días ascienden y nos sumergen en una terrible realidad contra la que luchan nuestros héroes; el personal de salud, los policías, bomberos y las autoridades. Mientras ellos arriesgan sus vidas, a nosotros nos toca aportar nuestro granito de arena quedándonos en casa y rezando. Solo así podremos salir de esta situación y cuando esto ocurra solo espero que seamos mejores seres humanos.