Temas Especiales

12 de Jul de 2020

Avatar del Clarence C. King

Clarence C. King

Columnistas

Donald Trump: una amenaza existencial para el nuevo orden mundial

El texto que comparto y traduzco a continuación fue escrito por el Dr. James D. Veltmeyer, MD, un renombrado médico de San Diego, EE. UU.

El texto que comparto y traduzco a continuación fue escrito por el Dr. James D. Veltmeyer, MD, un renombrado médico de San Diego, EE. UU., votado el mejor doctor por cuatro años seguidos:

“Los ataques en curso del establecimiento político contra el presidente Donald Trump, que comenzó antes de ser elegido, no tienen paralelo en la historia. El salvajismo, el frenesí e histeria que muestran los enemigos del presidente dentro del Partido Demócrata, los medios de comunicación y los diversos centros de poder de las élites globalistas no tienen precedentes.

Este presidente ha sido espiado, sujeto de mentiras y de falsos expedientes, insultado, ridiculizado, despreciado, burlado y amenazado. Somos testigos de cómo celebridades de Hollywood han abogado por volar la Casa Blanca, pedido que el presidente sea golpeado, encarcelado o incluso asesinado, y que su hijo sea torturado y abusado sexualmente.

Hemos visto a políticos en Washington tratar de condenar al presidente por crímenes inexistentes, investigarlo y a sus familiares por todo, desde declaraciones de impuestos hasta huéspedes en sus hoteles, proyectar sobre él crímenes que ellos mismos han cometido y sembrar su administración con filtradores y agentes dobles.

Ningún otro presidente en la historia de Estados Unidos ha sido tratado de una manera tan vergonzosa. Ni Lincoln, FDR, Nixon, Reagan ni Obama. ¿Qué tiene este presidente que ha despertado tales demonios en sus enemigos políticos, que lleva a sus oponentes al borde de la locura y que espanta y aterroriza tanto a los Pelosis, Schiffs, Schumers y Soros?

¿Será simplemente que él no forma parte del club, un intrépido intruso con un estilo diferente?

¿Será porque es abierto y pisotea lo “políticamente correcto”? ¿Será porque no es presidencial en su comportamiento según ellos? Después de todo, ¿no son estas mismas personas, que amaban a Bill Clinton, cuyas actividades extracurriculares involucraban cigarros y manchas en vestidos azules en la Oficina Oval?

Por supuesto, Clinton era amado por las élites globalistas que manejan los hilos de los Gobiernos mundiales. Después de todo, les dio Nafta. Les dio la WTO. Hizo ganar billones de dólares para ellos y sus accionistas a través de esos acuerdos comerciales injustos que le costaron a Estados Unidos cinco millones de empleos en trabajos de manufactura y cerró 70 000 fábricas. También le dio al complejo militar-industrial muchas ganancias en intervenciones militares con fines de lucro, desde Haití a Bosnia a Serbia e Irak. Bill Clinton, a pesar de toda su corrupción, entregó los bienes para el Nuevo Orden Mundial.

Donald Trump, por supuesto, nunca jugó la pelota con estos globalistas. Fue elegido en una plataforma antiglobalista que puso a Estados Unidos primero. Desde el primer día, comenzó a implementar su agenda de Estados Unidos primero, ganándose la enemistad de todos aquellos cuyas ganancias estaban aseguradas vendiendo a los trabajadores estadounidenses, sus empleos y la soberanía nacional del país.

El presidente Trump nos sacó del TPP. Billones en pérdidas para los globalistas. Nos sacó del destructivo acuerdo climático de París. Billones más en pérdidas para naciones extranjeras como la China comunista. El presidente Trump comenzó el proceso de asegurar la frontera de Estados Unidos. Más billones en pérdidas por mano de obra ilegal barata para la élite globalista.

El presidente Trump impuso aranceles a China, convirtiéndose en el primer presidente en abordar la violación anual de unos $500 billones de nuestra economía por parte de Beijing. Billones en pérdidas para las corporaciones que envían nuestros trabajos a una de las peores tiranías del planeta. El presidente Trump renegoció el Nafta. Nuevamente, billones en pérdidas para las corporaciones. Trump lanzó el proceso de sacar a los Estados Unidos de interminables guerras extranjeras y evitar nuevas guerras con naciones como Irán y Corea del Norte. Billones, tal vez trillones, en ganancias, pérdida para la máquina de guerra globalista.

En cada caso, las políticas del presidente han representado un cambio radical de la agenda globalista de ambos partidos, de las agendas de guerra continua de las administraciones Carter, Bush, Clinton, Bush y Obama, del saqueo continuo de la riqueza de Estados Unidos y el hundimiento de la clase media estadounidense.

Con ambos partidos y sus representantes en el Congreso obligados a sus donantes de campaña cuyas ganancias están amenazadas por las iniciativas de América primero de Trump, luego, ¿nos extraña que tanto los demócratas como algunos republicanos, todos globalistas-socialistas, estén decididos a derribar a este presidente?

La mayoría de los medios de comunicación están controlados por estas mismas corporaciones globales. Después de todo, Jeff Bezos, el hombre más rico del mundo, es dueño del Washington Post. Como se dijo en Watergate, solo sigue el dinero, y este te conducirá a un fondo izquierdista de soborno de unos $500 millones, dirigido por un oscuro grupo vinculado a Soros y Clinton, llamado Arabella Advisors, que están financiando la agenda política anti-Trump a través de docenas de grupos altisonantes de fachadas.

Señores, la pandilla del Nuevo Orden Mundial está en retirada total en todo el mundo. Desde el brexit en el Reino Unido hasta los Gobiernos populistas de Hungría y Polonia, hasta el movimiento chaleco amarillo en Francia y Salvini en Italia, las clases media y los trabajadores están exigiendo el derrocamiento de esos señores destructores de su nación. Esos señores que han inundado sus países con inmigrantes inexpugnables del norte de África y han entregado su soberanía a la Unión Europea y a sus burócratas inexplicables en Bruselas.

Han vivido las promesas incumplidas de los globalistas de que renunciar a la soberanía nacional y reubicar trabajos en el extranjero marcaría el comienzo de una nueva era de paz y prosperidad. Todo lo contrario ha sucedido. La visión globalista ha resultado en $7 trillones de dólares en guerras sin sentido en el Medio Oriente, una crisis de inmigración, la pérdida de empleos y la disminución de los niveles de vida.

En Estados Unidos, Donald Trump se ha convertido en el enemigo más tenaz y decidido del Nuevo Orden Mundial mientras lucha por el pueblo estadounidense, por sus derechos y libertades constitucionales y la soberanía de la nación. Es una amenaza existencial para el Nuevo Orden Mundial. A diferencia de otros presidentes republicanos del pasado reciente, no puede ser comprado y no tiene precio. A diferencia de ellos, él no tranza y no se rinde.

Adelante, globalistas. Sigan probando sus juegos políticos. No funcionará, de hecho, será contraproducente para todos ustedes -después de tres años de tratar de evitar que el Colegio Electoral vote por Trump, deteniendo la inauguración, desatando a Jim Comey y el FBI, espionaje de la CIA, Robert Mueller y su falsa investigación, declaraciones de impuestos, el caso de los emolumentos, Kavanaugh y todo lo demás- la paciencia del público estadounidense se está agotando. No somos tan estúpidos como piensan, algo que reconocerán claramente el 3 de noviembre del 2020”.

Planificador jubilado.