Temas Especiales

02 de Jun de 2020

Avatar del Jorge Luis Prosperi Ramírez

Jorge Luis Prosperi Ramírez

Columnistas

El levantamiento de la cuarentena es inaplazable, pero las pruebas y el rastreo son clave

La semana pasada varios países, entre ellos nuestros vecinos, comenzaron a levantar de forma gradual las estrictas medidas de cuarentena obligatoria.

La semana pasada varios países, entre ellos nuestros vecinos, comenzaron a levantar de forma gradual las estrictas medidas de cuarentena obligatoria. Lo están haciendo porque comienzan a tener la epidemia bajo control; sus sistemas de servicios de salud pueden hacer frente a un resurgimiento de casos que, siempre será posible después de relajar las medidas y; porque tienen un sistema de vigilancia de salud pública capaz de detectar y manejar los casos y sus contactos, e identificar un resurgimiento de personas positivas en cualquier parte del país. Pero, lo más importante, lo están haciendo porque el levantamiento de la cuarentena es inaplazable. Si no lo hacemos ya, fortaleciendo paralelamente las políticas sociales y económicas para apoyar la transición, la crisis social, el desempleo, la pobreza y el hambre, causarán más sufrimiento que la propia pandemia.

En ese sentido, es claro que ningún país en el planeta, incluido el nuestro, tiene la epidemia bajo control, pero sí que podemos y debemos comenzar a levantar de forma progresiva las medidas impuestas. Los panameños estamos aplanando la curva, mantenemos un Rt menos de 1.0 en la mayoría del territorio nacional, y hemos masificado la realización de pruebas de laboratorio. Por otro lado, nuestro sistema de salud se ha fortalecido en medio de esta pandemia, mejorándose de forma importante la efectiva coordinación entre las instituciones públicas y privadas del sistema y tenemos un buen «colchón» en términos de camas y equipos disponibles. No obstante, también es claro que tenemos que fortalecer nuestro sistema de vigilancia de salud pública. No menos importante será que la población cumpla con su parte de mantener el distanciamiento físico y social, así como las medidas de higiene individual y colectiva.

“[...], la vida cotidiana en nuestro país no volverá a la normalidad en el corto plazo. […]. El objetivo es combinar medidas que consigan que la actividad económica recupere la normalidad, manteniendo la tasa de transmisión del virus por debajo de 1.0 […]”

Ese fortalecimiento del sistema de vigilancia epidemiológica se fundamenta en nuestra capacidad para identificar tantos infectados como sea posible, y entre el 70 % y el 90 % de sus contactos, para aislarlos o ponerlos en cuarentena. Si hacemos todo eso realmente rápido (dentro de un día más o menos), podría ser suficiente para controlar la reaparición de brotes en el territorio. Para ello deberemos contratar y sumar a mucha gente. Será necesario sumar a las comunidades, las empresas privadas, los bomberos y la policía. El objetivo de muchos países exitosos ha sido establecer un equipo de cinco personas por cada 20 000 personas, lo que implicaría para nosotros, cerca de 2500 personas capacitadas, equipadas y dedicadas a esta tarea.

La capacitación de las personas designadas para el rastreo de los contactos deberá proporcionarles las competencias necesarias para: identificar los contactos, lo que implica confirmar que alguien está infectado por el virus, investigar sus movimientos, y localizar a aquellas personas cercanas físicamente en algún momento desde el principio de su contagio; elaborar una lista de contactos, la cual debe incluir a todas las personas identificadas previamente y que se considera que, efectivamente, han tenido contacto físico suficiente con la persona infectada; comunicarse adecuadamente con los contactos, lo que significa informarles que se consideran contactos, lo que ello implica y las medidas a tomar a partir de entonces, como el aislamiento, finalmente; hacer el seguimiento de contactos, pues se debe seguir periódicamente el estado de todos los contactos para detectar síntomas de infección.

La buena noticia es que, para apoyar el rastreo de contactos, la OMS ha desarrollado y tiene disponible una herramienta flexible para la recogida de datos sobre casos y contactos. Permite su seguimiento mediante cuestionarios que deben responderse periódicamente. Se puede instalar como un “software” autónomo que se ejecuta en un PC o se puede utilizar como una aplicación para teléfonos inteligentes para Android o iOS, de forma que permite el trabajo de campo en movilidad.

Lo que es seguro es que, la vida cotidiana en nuestro país no volverá a la normalidad en el corto plazo. El levantamiento de las medidas de distanciamiento debe ser lento, progresivo, asimétrico y, con los suficientes y necesarios requisitos para particulares y empresas. El objetivo es combinar medidas que consigan que la actividad económica recupere la normalidad, manteniendo la tasa de transmisión del virus por debajo de 1.0, para que no se propague ampliamente, hasta que se descubra una cura o una vacuna.

Médico, exrepresentante de la Organización Mundial de la Salud (OMS).