Temas Especiales

08 de Feb de 2023

  • Avatar del Jorge Luis Prosperi Ramírez

    Jorge Luis Prosperi Ramírez

Columnistas

Es la hora del Fondo de Pensiones de la CSS

Desde hace más de cinco años, los diferentes directores que ha tenido nuestra CSS nos vienen informando de la inminente quiebra de nuestro Fondo de Pensiones.

Desde hace más de cinco años, los diferentes directores que ha tenido nuestra CSS nos vienen informando de la inminente quiebra de nuestro Fondo de Pensiones. Todos nos han repetido que todavía no están listos los estados actuariales, que las reservas para pagar las pensiones se agotarán en el 2023-2025. Todos también han manifestado la urgencia de un diálogo nacional para analizar la situación y proponer soluciones para salvar el Programa de Invalidez, Vejez y Muerte de la institución.

Más recientemente, nuestro actual presidente, en su informe de seis meses, reiteró el compromiso de convocar el esperado diálogo. Pero, se nos vino la pandemia de COVID-19, y todo quedó en pausa, hasta hace unos días que el primer mandatario informó que en el próximo mes de noviembre se convocará al esperado Diálogo Nacional.

En ese contexto comparto con ustedes algunas ideas que vengo publicando desde hace cinco años. Todas son conocidas, pero es obligatorio repetirlas para que no las olvidemos, y contribuyan al prometido diálogo.

El debate debe comenzar abordando la efectiva gestión de la morosidad, y obligar a los empleadores a cumplir sus compromisos. Igualmente debe debatirse el tema de las inversiones financieras con las reservas de la CSS. Son casi 9000 millones, y los asegurados tenemos el derecho a evaluar las mejores opciones. Especial interés en la discusión deberá tener la eliminación de la Ley 51, la edad de jubilación, el número de cuotas, el monto de los aportes, la tributación solidaria, la selección de las aseguradoras privadas, y la posible integración de los servicios de la CSS y del Ministerio de Salud, buscando una mayor eficiencia y efectividad en la gestión de nuestros servicios de salud.

Dicho eso, comparto algunas ideas para ayudar a cerrar la brecha de financiamiento del Fondo de Pensiones de la CSS sin perjudicar a los asegurados y a la población. Para ello hay que preguntarse antes: ¿cómo aumentar los ingresos?, y ¿cómo disminuir, o mantener estables los egresos? Veamos algunas opciones para cada una. Adelanto que todas tienen un tremendo riesgo político para las autoridades, pero, si no las abordan ahora, no lo van a hacer más adelante, porque estarán pensando en las elecciones. Es ahora o nunca.

Iniciaré señalando que es virtualmente imposible incrementar los ingresos del fondo de pensiones de la CSS si no se deroga o modifica la Ley 51, y debería ser el primer punto de la agenda del “Diálogo”, si queremos conservar y fortalecer el PIVM de la CSS, pues la actual ley impide la entrada de nuevos cotizantes al subsistema de beneficios definidos, condenándolo a la quiebra. Dicho esto, me referiré a tres alternativas señaladas frecuentemente como la “solución obvia”. Estas son: aumentar la edad de jubilación, aumentar la cantidad de cuotas, y aumentar las tasas de aportaciones del trabajador y empleador.

Sobre la edad de jubilación, la tendencia mundial es que esta sea al cumplir los 65 años, y en ocasiones los 67 años. Esto por el aumento en la esperanza de vida y por la necesidad de recolectar más fondos para sostener las pensiones. Al aumentar la edad, se aumenta automáticamente la cantidad de cuotas para el fondo de pensiones de la CSS. El tema de las tasas de las aportaciones es más complejo, pero es obligatorio considerar el tema de la aportación de acuerdo a los beneficiarios, y no nos olvidemos de fortalecer (en cualquier escenario) la “gestión de cobros” y erradicar la morosidad de las instituciones públicas y de las empresas privadas, que es un grave problema en nuestro país.

La “rentabilidad de las inversiones” es un factor fundamental para incrementar los recursos financieros del fondo de pensiones de la CSS. Subrayo con preocupación que las inversiones serán llevadas a cabo con nuestras reservas, por lo que es necesario que estemos muy vigilantes de que la gerencia de este proceso sea altamente efectiva, transparente, y no tenga como propósito oculto el beneficiar con nuestro dinero las inversiones de los mismos de siempre. Sobre este asunto, la actual administración contempla proponer reformas al marco legal existente, que permitan la utilización eficiente y expedita de los casi nueve mil millones de dólares en reservas, distribuidos actualmente en los cuatro programas de la institución. Debemos conocerlas y discutirlas.

Finalmente, preguntarnos: ¿cómo disminuir o mantener los egresos del fondo de pensiones? Y es evidente que eso no es possible, porque en nuestro país la esperanza de vida ronda los 80 años, y seguirá aumentando, lo que significa que los panameños viviremos mucho más al jubilarnos, por lo tanto, siempre habrá más egresos. Entonces, los egresos no pueden disminuirse, a menos que los pensionados y jubilados, dejen la Caja del Seguro Social.

No obstante, hay cosas que podemos hacer. Comencemos por mejorar la eficiencia administrativa de la institución, eliminar el clientelismo político y la corrupción impune en la gestión. Como ha señalado el director actual, el modelo requiere de una transformación integral, compuesta de acciones concretas, firmes y a largo plazo, que consideren el bienestar general por encima de cualquier costo político.

Médico, exrepresentante de la Organización Mundial de la Salud (OMS).