Temas Especiales

24 de Jul de 2021

Avatar del Modesto A. Tuñón F.

Modesto A. Tuñón F.opinion@laestrella.com.pa

Columnistas

Examen a la agricultura

“El libro de Castillo ahonda en estas particularidades y establece claves para definir el comportamiento de la agricultura en el istmo y sus características tan específicas. Su lectura es obligada”

Los productores locales de arroz han solicitado autorización para vender ese grano a un precio más alto. Esto quiere decir que, de aceptarse la propuesta, el cambio viajará por la cadena y llegará al consumidor rápidamente. Las autoridades del sector han asumido el compromiso de estudiar la demanda y considerar la mejor decisión que defina el futuro inmediato, y a largo plazo, de este elemento básico de la producción agrícola panameña.

Pero quien conoce el desenvolvimiento tradicional del trabajo en el campo, sabe perfectamente que el caso no es más que el primer aldabonazo de una subida de los principales rubros. Esto quiere decir, que en fila de espera estarían también la papa, la cebolla, los frijoles y otros componentes de la canasta básica que son extraídos del suelo y luego, aquellos como la leche, la carne y un sinfín que afectarían el bolsillo en poco tiempo.

¿Es el momento para esta modificación del patrón comercial nacional? ¿Están preparados los hogares para invertir en aquellos componentes de la mesa que garantizan la dieta ciudadana? Dadas las condiciones y la crisis sanitaria que se experimenta con la COVID-19, es impensable que ocurra ahora un encarecimiento del gasto en esta dirección. Pero no es la primera vez que sucede y que crea sobresaltos en la actividad económica.

Habría que hacer un recorrido en la historia para conocer el porqué de tales acciones. Algo de esto es lo que ha hecho Enrique Castillo G., al estudiar el ámbito y presentar un nuevo libro: La agricultura en Panamá; donde aborda analíticamente estos problemas y el desenvolvimiento de los diferentes actores que hacen posible las cosechas y el surgimiento de lo necesario para garantizar la seguridad de este consumo.

Castillo egresó de la carrera de Agronomía por la Universidad de Panamá, pronto se vio involucrado en la institucionalidad y en esta realidad nacional. Conoció el doble perfil ciudad-campo y el papel de las entidades que garantizan estos procesos de trabajo, recogida, comercialización y puesta en el mercado. Además, confines, rincones y la ardua labor de campesinos en uno y otro punto geográfico.

“Castillo egresó de la carrera de Agronomía por la Universidad de Panamá, pronto se vio involucrado en la institucionalidad y en esta realidad nacional. Conoció el doble perfil ciudad-campo […]”

Este desempeño pragmático le hizo adquirir recursos que en algún momento se convirtieron en fuentes, datos y material para iniciar, hace unos diez años, la sistematización de esos insumos, como a cuentagotas, hasta formar un conjunto. De allí, consolidó un análisis para conocer la evolución y las tendencias de desarrollo de la relación de los grupos humanos con la tierra y las implicaciones con quienes que se involucran en estas labores.

La estructura del libro justifica el procedimiento utilizado por el autor para darle cuerpo a su trabajo. Se ubicó en el escenario histórico y se remontó a tiempos precolombinos, para conocer los orígenes de las prácticas de la población que llegó y se estableció en estas tierras. Luego, se ocupa del período de la conquista y del intercambio de animales y plantas en el encuentro de dos culturas diferentes.

Hay una especial precisión de la etapa republicana y la creación de entidades responsables de establecer las políticas hacia el agro. En ese contexto, hubo una carrera entre las necesidades y la oferta que salió de los surcos. No se ha alcanzado un alto nivel en los registros del PIB, al dejar a la actividad terciaria de los negocios el rasgo definitorio de la economía panameña.

Como consecuencia de esta paradoja se crea una disminución en el conjunto de la actividad, si se habla de sus rubros. Desde el bienio 2010-2011, se llegó a un nivel de productividad y en los siguientes años no se ha logrado superar esos índices.

El libro de Castillo ahonda en estas particularidades y establece claves para definir el comportamiento de la agricultura en el istmo y sus características tan específicas. Su lectura es obligada.

Periodista