15 de Oct de 2021

Columnistas

Panamá está en un completo 'desastre'

“Ante la situación en que se encuentra el país, se hace necesario que los ciudadanos exijan una mayor transparencia en las inversiones y gastos que haga el Estado y se eviten los excesos […]”

En varias ocasiones, el presidente de la República, Laurentino Cortizo, manifestó que él recibió de la pasada administración un “completo desastre”.

Muchos se preguntan ¿qué ha hecho él, su Gobierno, su partido (el PRD) y la Asamblea para mejorar la situación de nuestra nación? La respuesta fue clara y contundente en las manifestaciones que se llevaron a cabo en todo el país el martes 14 de septiembre. El pueblo rechazó la falta de transparencia del Gobierno y las reformas electorales que pretenden llevar a cabo los diputados.

El presupuesto enviado por el Ejecutivo a la Asamblea Nacional fue de 24 192.5 millones de dólares y el Legislativo lo aumentó a 24 251.2 millones, no se ha aclarado si esto incluye el alquiler de automóviles, comida especial para los diputados y el aumento de la planilla para ser usada por muchos de ellos. La Asamblea Nacional no ha tenido por muchos años un Reglamento Interno, por lo que ninguno de sus miembros se responsabiliza por su voto. Solo dan pequeños golpes en sus pupitres, que el presidente que está actuando en ese momento acepta como bueno el procedimiento.

La Comisión de Presupuesto está integrada por: Benicio Robinson, Raúl Pineda, Cenobia Vargas, Roberto Ayala, Elías Vigil, Néstor Guardia, Jaime Vargas, Manolo Ruíz, Edison Broce, Alejandro Castillero, Alaín Cedeño, Genesis Arjona, Hugo Méndez, Yanibel Abrego y Fátima Agrazal. Esta comisión no ha llevado ningún tipo de consultas y aprueba a tambor batiente lo que es conveniente para sus intereses.

Es realmente caótica la situación en que se encuentra el país. Pareciera que todos los organismos del Estado se encuentran en una carrera de quién derrocha más dinero. La irresponsabilidad está generalizada.

Con una deuda pública del país de 40 mil millones de dólares, que jamás habíamos tenido. El desempleo en el 2013 y, en los siguientes tres o cuatro años, se mantenía en niveles aceptables, en 4 % o menos, ha llegado al presente al 20 % (esto se debe en parte a la pandemia de la COVID-19).

Tenemos además una gran burocracia que goza de toda clase de privilegios.

Todo esto, la deuda del Estado y el desempleo, entre otras cosas, afecta el PIB.

El ministro de Economía, Héctor Alexander, manifestó recientemente que “el ingreso esperado era menor y que ha causado un déficit de 992 millones de dólares solo para el primer trimestre del presente año”.

A pesar de estas cifras negativas, el Gobierno mantiene una planilla de 52 mil funcionarios con un salario de algo más de 400 millones de dólares. En solo un mes entre junio y julio se registró un aumento de 4236 funcionarios. A esta información hay que agregarle todos los subsidios que otorgan, al igual al resto de los panameños, nos va llevando, poco a poco, con estas dádivas, a una sociedad donde nadie trabaja. ¿Para qué?, si todo se lo dan.

¿Hasta cuándo durará esto? Mientras se mantenga el “desastre” que tenemos hoy día.

La Estrella de Panamá, el jueves 16 de septiembre, publicó datos muy interesantes sobre la situación de la economía del país, que a las personas interesadas en estos temas, es recomendable su lectura.

Ante la situación en que se encuentra el país, se hace necesario que los ciudadanos exijan una mayor transparencia en las inversiones y gastos que haga el Estado y se eviten los excesos que hoy en día se están haciendo.

Empresario

***