30 de Nov de 2021

Columnistas

Pan por kilo o libra

“Como en todos los productos, los precios de los panes deben estar a la vista de los compradores. Asimismo, la pesa o balanza debe estar visible […]”

Desde hace más de nueve años, los panes artesanales o elaborados por las panaderías, tales como las flautas, viriles, “michitas”, moñas, entre otras variedades, deben venderse por peso, a fin de garantizar que los consumidores reciban un producto con la cantidad acorde a lo que están pagando.

La normativa vigente que reglamenta la venta de pan por peso se aplica a productos que cumplan con las siguientes condiciones: de venta al detal en el mostrador, de consumo habitual el día de su elaboración, no es un producto empacado, no lleva persevantes o conservantes para extender su tiempo de vida. Además, debe ser un producto, generalmente, producido en panaderías artesanales, distribuido en este tipo de negocio y tiendas pequeñas.

¿Es conveniente comprar el pan por peso? Para comprobarlo, solicité en mi panadería favorita, ocho panes y al pesarlos el total que pagué fue B/.1.45; mientras que por unidad (cada una a 20 centésimos, según precio sugerido por la dependiente) tendría que pagar B/.1.60. Haga la prueba y compruebe, si comprar el pan por peso es más conveniente que adquirirlo por unidad.

Cabe comentar que, anteriormente, muchos consumidores se quejaban del “pan con aire”, porque el producto adquirido no pesaba casi nada. Por eso el surgimiento de esta reglamentación, la cual debe ser aplicada obligatoriamente. Sin embargo, todavía existen algunos establecimientos que venden panes sin pesarlos, a pesar de que tienen las balanzas o pesas a la vista y otros carecen de los precios por peso a la vista de los compradores.

Estas irregularidades han sido detectadas por la Acodeco, la cual es la responsable de verificar el cumplimiento de esta normativa. Recientemente, durante un operativo efectuado en las panaderías del área de la ciudad de Panamá y Panamá Oeste, se descubrió que 166 locales comerciales que venden pan por peso y pan empacado, específicamente panaderías, minisúper y supermercados, 81 (48.80 %) cumplieron con los aspectos verificados y 85 (51.20 %) no cumplieron con los parámetros exigidos en la reglamentación, que sirve de marco legal para el desarrollo de esta actividad.

Entre las anomalías encontradas, en las panaderías que vende pan por peso, se destacan que no tienen balanzas; poseen balanza, pero está apagada, desconectada, con objetos encima o no están a la vista del consumidor; solo pesan el pan, si el consumidor lo solicita; la lista de precios está en libras y las balanzas pesan en kilogramos; el precio por peso que aparece anunciado, no coincide con el precio programado en la balanza; presentan dos listas, una con los precios por peso y otra con los precios por unidad.

Además, se encontraron etiquetas que anuncian “peso aproximado”, situación irregular que la Acodeco ha advertido que es ilegal.

Como en todos los productos, los precios de los panes deben estar a la vista de los compradores. Asimismo, la pesa o balanza debe estar visible para que se pueda observar el peso. Sobre la venta de pan empacado, se debe cumplir con los aspectos señalados en la exigencia de rotulado para este producto.

Comunicador social.

***