30 de Nov de 2021

Columnistas

Un Panamá nacional

“Por nuestro presente y el futuro de las generaciones venideras, unidos, construyamos un Panamá nacional, como lo deseaba el Patriota”

Hoy, 14 de noviembre, se celebra el Día del Patriota, en honor al Dr. Carlos Iván Zúñiga Guardia. Para conmemorar esta importante fecha, que invita a la reflexión y a la generación de conciencia ciudadana sobre el devenir de nuestro país, tomaré como inspiración para la elaboración de este artículo el debate presidencial de 1984 en la Universidad de Panamá, en el que participó mi tío abuelo, como candidato a la Presidencia de la República.

Esta pieza de alto valor histórico me permite reflexionar sobre el Panamá que vivía bajo la nefasta dictadura militar y el Panamá que vivimos hoy en día. La diferencia es que, en ese momento de nuestra historia, el país era gobernado desde la Guardia Nacional y en la actualidad, la dictadura es dirigida desde la Asamblea Nacional, que en su gran mayoría es liderada por diputados con poca honra, dignidad y conciencia.

Del mismo modo, que, en la época de la dictadura militar, los altos mando del Estado Mayor velaban por sus intereses y privilegios, en la actualidad algunos diputados evitan el crecimiento institucional y democrático con el único objetivo de mantener sus privilegios y lujos.

En el discurso que hago mención en este artículo, el Dr. Zúñiga se dirige a la juventud panameña, planteando dos teorías, inspiradas en él por el caudillo colombiano Jorge Eliecer Gaitán, el Panamá nacional y el Panamá político. ¿Qué es el Panamá nacional? Es el país profundo, de los grandes conceptos, de los grandes programas y de la visión de Estado en función de las futuras generaciones. ¿Qué es el Panamá político? Es el país en pijama, donde predominan la corrupción, el clientelismo, el servilismo y la cosa menuda.

Si nos trasladamos a la actualidad, nuestro país sigue enquistado en el Panamá político, afectando el desarrollo del Panamá nacional. El Panamá político del 2021 se ha perfeccionado de tal modo que los servidores públicos están en función del interés político partidista y no del Estado. Obligando a los funcionarios a depender de la política partidista para poder servirle a la Nación y coaccionando moralmente a la juventud panameña a inscribirse en un partido político para tener el honor de servirle a la Patria.

Ese no es el destino que merecemos como juventud, la juventud que tiene el deseo de prepararse y perfeccionarse para ser unos profesionales al servicio del país, que luego en el Panamá político nos obligan a cambiar la eficiencia por lealtad, convirtiéndose un crimen a nuestra juventud.

Tomo este mensaje para exteriorizarlo, de modo que la juventud, precisamente de mi generación, tome la bandera del Panamá nacional, para promover el fortalecimiento de la democracia, de la alternabilidad de los cargos públicos, de la Asamblea Representativa, del respeto a las minorías y el desarrollo institucional.

Ese desarrollo institucional que debe tener como estandarte el fortalecimiento de las carreras públicas, las carreras concernientes a la profesionalización del Estado, si no se ejecutan las carreras respaldadas en la Ley, no se podrá avanzar en el camino de la educación, porque la educación descansa en la idoneidad y la idoneidad en la actitud técnica y moral para desempeñar un cargo público y la idoneidad no puede confundirse en el Panamá político con el servilismo y el clientelismo al que obligan no solo a la juventud, sino a la sociedad.

Como joven, orgulloso de ser panameño, siento una responsabilidad en recuperar a nuestro país de tanta humillación y abandono. Por nuestro presente y el futuro de las generaciones venideras, unidos, construyamos un Panamá nacional, como lo deseaba el Patriota. Feliz Día del Patriota.

Abogado

***