28 de Nov de 2021

Columnistas

El arte de comparar precios

“Las organizaciones de consumidores deberían crear campañas y despertar el voto decisivo del comprador para que su posición sea respetada y escuchada”

Ante los informes de incrementos en los precios de los alimentos y otros de uso cotidiano, originado por la fusión de una serie de factores, como el incontrolable aumento del petróleo, que encarece los fertilizantes para el cultivo y el flete del transporte de los productos, es necesario que los consumidores busquen alternativas.

Actualmente, para muchos es un gran reto hacer sus compras de alimentos y otros artículos de uso en el hogar. Lograr que el presupuesto planificado para este fin alcance, se vuelve toda una aventura semanal o quincenal.

Comparar precios, teniendo en cuenta la calidad de los productos, es todo un arte. Muchos consumidores se las ingenian para aprovechar hasta la última oferta y sacar provecho. Tal es el caso de aquellos que acuden hasta a tres supermercados, y que estén en su ruta hacia el hogar, para adquirir las ofertas, siempre comparando precios.

Otras veces, las personas prefieren esperar hasta un par de días, porque presienten que el producto que necesita bajará de precio. Pura coincidencia o comportamiento del mercado, no sabemos. Sin embargo, en este proceso de libre oferta y demanda, los consumidores deben usar todos los medios para obtener mejores precios.

Y, es precisamente en este tema, que se hace necesaria la participación activa de los consumidores para frenar cualquier aumento injustificado de precio, evitando o reemplazando determinado producto por uno similar, de igual valor nutritivo y más barato. La información de precios es vital en esta coyuntura, porque no hay regulación de precios, a excepción de 14 productos de la canasta básica de alimentos que tienen precios máximos establecidos por el Gobierno nacional y cuyo cumplimiento fiscaliza la Acodeco.

De esta manera, es importante crear mecanismo de divulgación entre los consumidores, para alertar a los compradores de aquellos locales donde vendan a mejor precio determinado producto. Por ejemplo, en el caso del aceite vegetal para cocinar de 1.5 litro, que ha sido unos de los productos que más ha aumentado de precios en este año, el mejor precio detectado por ahora es de 2.60 en los locales de Mr. Precio.

Y así existen otros ejemplos. Aunque la Acodeco realiza mensualmente el monitoreo de la canasta básica familiar de alimentos en los distritos de Panamá y San Miguelito, la cual contiene 59 productos e informa de los precios más bajos, es importante que este esfuerzo sea compensado con acciones propias de los consumidores, aportando sus hallazgos.

Las organizaciones de consumidores deberían crear campañas y despertar el voto decisivo del comprador para que su posición sea respetada y escuchada. Incentivando el arte de comparar precios, no solo en productos alimenticios, sino en todos los que se vendan. Tener los precios a la vista de los compradores, es una obligación de todo agente económico.

Comunicador social.

***