Temas Especiales

26 de Ene de 2022

Columnistas

Sobre una solicitud del CRU de Colón

“El Gobierno debe atender a la Universidad de Colón, pero, igualmente, es el esfuerzo del universitario el que debe asumir importantes compromisos […]”

Recientemente, el CRU de Colón solicitó al presidente L. Cortizo que, frente al programa de inversión que anunció para la provincia, producto de la exitosa gestión de la Coalición por la Unidad por Colón (CUCO), incluyera a esta unidad académica. Bajo el supuesto de que la “Educación es la estrella del Gobierno” y frente a los 9,2 millones dado por el Gobierno anterior, los cuales atendieron parcialmente las urgentes necesidades del CRU de Colón y ante la necesidad de nuevas inversiones para que la universidad regional se fortalezca para seguir combatiendo la pobreza y las desigualdades es que se hace la legítima solicitud.

Trascendieron las contundentes acciones de la Coalición por la Unidad por Colón al punto de que hoy el Gobierno nacional ha tenido forzosamente que dirigir su mirada a esta vilipendiada provincia. Precisamente en la lucha y en las aportaciones, en la perseverancia, y en el sacrificio de hombres, mujeres, organizaciones y pueblo en general está lo importante de la lucha social. La fortaleza del movimiento popular está en su gente.

El papel la Universidad de Panamá ha sido de extraordinaria importancia, su presencia en la sociedad panameña ha sido punto de referencia de grandes jornadas de lucha, social y nacionalista, así como formadora del recurso humano que coadyuva con el desarrollo del país. De eso no cabe duda. De manera que el combate a la pobreza y a la desigualdad, no únicamente se hace desde las aulas de clases, tomando el riesgo de que se convierta en cliché y en discurso. En el caso de la Universidad de Panamá, no ha sido así, puesto que su compromiso y realizaciones por el país han sido innegables.

Colón ha asistido a innumerables momentos de dificultad, y en esto, la universidad regional ha dado pasos importantes en el mismo quehacer para superarlos. En un momento el CRU de Colón se convirtió en punto crucial para el debate de los problemas provinciales. Fue un estupendo escenario. Comprometidos, estudiantes, administrativos y principalmente el sector estudiantil, asumieron principalmente su rol. Aquí, el movimiento sindical provincial, organizaciones, diversas asociaciones, movimiento popular y otros, encontraron un auténtico espacio. Aquí, la Comisión de Comercio de la Asamblea, siendo su presidente L. Cortizo, y director del CRUC, Prof. Dorindo Cortez, se discutió el fallido proyecto del CEMIS. Y en el reciente y pasado movimiento social, impulsado por el Frente Amplio colonense, la Apudep, capítulo de Colón, tuvo una lúcida actuación.

Desafortunadamente, un significativo bajón da cuenta de una tímida participación del CRUC en la lucha por Colón, incluso hasta en problemas nacionales, la universidad regional ha estado detenida y con poca o ninguna opinión. El Gobierno debe atender a la Universidad de Colón, pero, igualmente, es el esfuerzo del universitario el que debe asumir importantes compromisos para lograr el desarrollo de esta unidad académica. Y, desde luego, incorporarse con decisión a las jornadas de lucha, para obtener los beneficios que se derivan de ella.

En este último movimiento de CUCO, el CRUC debió estar presente. Cualquier solicitud debe ser correspondiente con lo aportado en la jornada.

Docente universitario.