Temas Especiales

17 de Ene de 2022

Columnistas

2021: montaña rusa

“Esa lista, de lo que debemos enmendar y de lo que corresponde reconocer, […], es tarea fundamental. Seguro estoy de que, bien elaborada, reforzará la convicción de que el 2022 será alumbrado con la lámpara de la esperanza”

Llegado el fin de año, resuena con especial agudeza aquel tamborito que hizo famoso, la siempre recordada, Lucy Jaén: “Se nos va la vida y esa es la verdad | Los años que pasan y esos nunca volverán”. Con la sabiduría propia de la copla corta, sentencia una verdad que, aunque inevitable, tratamos de obviar.

La pandemia, hace que los años pasen, con la sensación -equivocada- de que se nos está llevando la vida sin aprovecharla del todo. Cuando tal vez, lo que estamos es desperdiciando la oportunidad de vivirla intensamente en medio de esta realidad que se nos ha impuesto.

Hace un año califiqué al año 2020 como agridulce. En larga explicación, ensayé exponer por qué encontré en él tantas razones para calificarlo como terrible, así como motivaciones para destacar esfuerzos y virtudes.

Enfrentado a evaluar el 2021, pienso que tuvimos un 2020 largo. Ya será cuestión de los historiadores catalogar estos tiempos que hemos vivido. Ciertamente, mucho de lo vivido en el 2021 ha sido similar al 2020 en lo que a la pandemia (omnipresente en la vida de la humanidad) respecta.

En materia histórica, en ocasiones, los periodos, más que por el calendario, definen su duración por acontecimientos. El gran hito que empezó a cerrar el 2021 -ya bien entrado en sus meses- fue la masificación en la aplicación de las vacunas.

A partir de la aplicación de las vacunas, con sus dosis y refuerzo, la esperanza volvió a abrirse espacio y han ido cambiando el panorama, para permitir aspirar a que el 2022 haya iniciado bastante antes de llegar el 31 de diciembre de 2021. Simplemente, porque habría una nueva realidad que anhela a que tengamos en un futuro próximo el fin de la pandemia.

La llegada, justo a finales de año, de una nueva variante podría esgrimirse como justificación para la desesperanza, pero, visto con precisión, más bien la evolución -aunque temprana- permite reafirmar que estamos en ruta de salida. Con unas fiestas de fin de año, un poco alteradas y un inicio de año que será turbulento, pero, al fin y al cabo, en ruta de salida.

En fin, el 2021 ha sido una verdadera montaña rusa, con la diferencia que es sin la opción de desistir de montarlo. Porque esta pandemia lo que nos eliminó de tajo fue el instante maravilloso en que, frente a una montaña rusa, se toma la decisión “yo allí no me monto”. No importa la presión social que nos impongan, cuando la decisión está tomada, no hay para atrás. Aquí, quedamos montados, todos.

Como toda montaña rusa, con sus momentos de vertiginosa expectación, de miedo angustioso y de relajado respiro; que se suceden uno tras otro a toda velocidad, también tiene consigo la certeza de que se acaba. Hoy, pienso, que dejamos el 2021 con la convicción de que, como toda montaña rusa, la pandemia tendrá fin y que este vendrá pronto.

La única forma en que podemos entrar al 2022 es con esperanza. Nada más humano que esperar lo mejor. Ese espíritu no ha dejado a la humanidad, nunca.

Larga sería la lista de aquello que quisiéramos cambiar. Si pensamos como sociedad, tanta desigualdad -profundizada con la pandemia-, se nos presenta como tragedia de mil cabezas que no podemos someter. Pero, también, debemos buscar todo aquello que merece reconocimiento, la gran dedicación de todos los componentes del sector salud, por ejemplo.

Esa lista, de lo que debemos enmendar y de lo que corresponde reconocer, tanto en lo social como en la personal, es tarea fundamental. Seguro estoy de que, bien elaborada, reforzará la convicción de que el 2022 será alumbrado con la lámpara de la esperanza.

Parafraseando a Edgar Allan Poe, sustituyendo verdad por esperanza, que al final bien pueden complementarse: “Pues, aunque en la distancia temblara aquella luz | a través de la noche y la tormenta, | ¿qué podía brillar con más pureza | en la estrella matutina de la esperanza?”.

Abogado, presidente del Grupo Editorial El Siglo - La Estrella de Panamá, GESE.

***