Temas Especiales

26 de May de 2022

Columnistas

¡Cuánto irrespeto y humillación al pueblo!

“[…] Conusi decidió acudir en marcha a la (AN) para presentar, por iniciativa ciudadana, un proyecto de ley que establece aumento general de salarios, tanto para el sector público como privado, […]”

La inflación se ha disparado hasta el 3.5 %, suben los precios de la comida, medicinas, recursos de protección contra la pandemia (hisopados, mascarillas y caretas), combustible y del resto de los bienes y servicios básicos. Las ganancias de los empresarios aumentan, pero lo que nosotros nos llevamos a casa, aquello con lo que vivimos, es decir, el salario, la pensión no solo no aumentó, sino que, ante la inflación galopante, el salario real (poder de compra) disminuye. El salario mínimo mucho menos, en 80 % de las actividades el mismo no fue aumentado, y donde se ajustó estuvo apenas en 1 %-2 %, es decir, no logró cubrir siquiera la pérdida del poder de compra, con lo cual la brecha entre costo de vida y salario se incrementa. Este es uno de los países más desiguales del mundo.

Contrario a lo que vivimos, los empresarios son beneficiados con un conjunto de medidas que atentan contra los trabajadores. En medio de la cuarta ola (ómicron), autoridades del Mitradel, dan interpretación que favorece a los patronos en el caso de los contactos estrechos de un positivo (5 días de aislamiento o cuarentena preventiva), lo que no sorprende. Iniciando el año, el Minsa se reunió con los empresarios, inmediatamente se anuncia la reducción del tiempo de aislamiento de resultar positivo a 10 días, al día siguiente el Mitradel anunció la suspensión de los términos de negociación de convenios colectivos de trabajo; en eso fueron rápidos, pero en el caso de cuarentena preventiva de los contactos estrechos de un positivo lo dejaron en el limbo, colocando en estado de indefensión a los trabajadores. El Mitradel dice que los trabajadores y empresarios deben negociar, argumentando que esta oleada va a durar dos semanas y no hay tiempo para regularla, ¿cómo pueden asegurar esto?, cuando en otros países se habla de cuarta y quinta dosis. En estos momentos existen más de 70 000 casos activos. ¿Cuántos de estos son trabajadores? Nuevamente es el pueblo trabajador el que carga con la crisis.

En el escenario de las autoridades de Gobierno, tampoco escampa, los abismales incrementos de gastos de representación, combustible y dietas, mecanismos disfrazados que utilizan para aumentarse los sueldos y evadir impuestos, tanto alcaldes como representantes, diputados, ministros y magistrados, comisionados de la Policía Nacional, el director de la ACP, lo que constituye una bofetada al pueblo humilde y trabajador. Y es que lo que percibe un representante es 18 veces mayor a la mediana salarial de los trabajadores del país; lo que percibe un alcalde es aproximadamente 20 veces mayor al sueldo medio de los trabajadores del municipio; lo que percibe el director de la ACP es 85 veces mayor al salario mínimo.

Pero el irrespeto y la humillación continúan. Un presidente, que, frente al aumento de gastos de representación, movilización y dietas de alcaldes y representantes, dice no saber, hasta hace unos días, el monto de su sueldo, cuando miles de panameños cuentan cada centavo para ver si les alcanza para alimentos. No sabe Cortizo de los casi 30 000 balboas mensuales que devenga el director de la ACP, de los doble sueldos de alcaldes y diputados, sin dejar de mencionar los gastos de representación y demás emolumentos que perciben él y su vicepresidente.

Todo ello, mientras que miles de panameños carecen de ingresos para cubrir el costo de sus necesidades materiales de vida. Mientras la mayoría de los panameños requiere solo el 10 % para vivir dignamente. Mientras que al 47 % de los jubilados y pensionados, que vive en condiciones de pobreza, se les entrega un insignificante ajuste de 10 balboas mensuales, que no compensa el incremento del costo de vida.

Ante esta caótica realidad que enfrenta el pueblo honesto y trabajador, Conusi decidió acudir en marcha a la Asamblea de Diputados para presentar, por iniciativa ciudadana, un proyecto de ley que establece aumento general de salarios, tanto para el sector público como privado, aumento de pensiones y rebaja y control de los precios de la canasta básica familiar.

Desde Conusi seguiremos luchando por el derecho a la vida digna. Es hora de negarse a aceptar la devaluación salarial que nos está imponiendo el Gobierno para preservar los intereses de los empresarios, utilizando como excusa la necesidad de reactivar la economía (que para ellos significa proteger empresas), aprovechando las dificultades que ha generado la COVID.

Conusi-Frenadeso.