Temas Especiales

21 de May de 2022

Columnistas

Los zapatos de Putin (2)

“Comprenda el lector que, en la actualidad, el “club nuclear” cuenta, además, con un número plural de adherentes […], todo lo cual termina por hacer más difíciles las opciones de manejo de tan delicada situación y por lo tanto informarse es un deber”

2- Las cavilaciones de Putin

Imagínese el lector un tablero de ajedrez en el que los peones del oponente se convierten en damas sangrientas partiendo de un país vecino, armados por un manejador a distancia, cual es EUA.

Aquellas cavilaciones toman en cuenta los minutos de respuesta: quien acorta el tiempo busca evitar la represalia. De qué serviría represaliar al disparador y no al centro que ordena. Consecuentemente la contramedida debe exponer al pueblo estadounidense la certeza de que la respuesta alcanzará al que da la orden y no al que tira la piedra. Visibilizar el peligro es necesario, aun cuando se presume que los submarinos nucleares rusos podrían estar merodeando en aguas norteamericanas, pero no ver el peligro induce a ignorarlo; por eso la respuesta rusa tomará en cuenta la necesidad de exponer el peligro mediante bases ostensibles. Aquellas, situables en Cuba, Nicaragua o Venezuela equipararían la respuesta dispareja. Presumamos la omnipresencia de submarinos rusos en donde necesiten, no obstante, las bases son señal visible a quien quiera tomar riesgos.

Si Rusia confirmase un ataque por misiles nucleares desde EUA la población solo dispondría de 30 minutos para prepararse para el impacto; en caso de que provenga de una posición submarina en el océano Ártico, habría menos tiempo, pero si proveyera de una proyectada base de la OTAN en Ucrania tendría solo cinco minutos. Desde ese punto solo la amenaza de disparo podría intimar a la rendición rusa. “Estimase que la gente llene las estaciones y los túneles al recibir las señales de alarma de defensa civil en 10 minutos”, podría extenderse hasta 15 minutos, no más.

El gobernante ruso puede optar por habilitar el sistema conocido como “Perímetro”. Este sistema de inteligencia artificial está automatizado y se conoce como “Mano Muerta”, debido a su responsabilidad: asegurar una respuesta incluso si el país ha sido destruido, si las capacidades de mando y control han sido interrumpidas, o si no hay nadie vivo para lanzar una represalia. Conozcamos entonces la gravedad de un asunto que no finaliza con la destrucción del rival. Morirán Sansón y los filisteos. En resumen, los movimientos de farol o farolería, como los conocemos en Panamá, no son inocentes y podrían llevar a la destrucción de tirios y troyanos.

El presidente ruso afirmó que su línea roja es el despliegue de sistemas de ataque de Occidente en territorio ucraniano, e instó a la comunidad internacional a utilizar responsablemente el “sentido común” y no acercar su infraestructura militar a Rusia. “¿Qué son las líneas rojas? Ellas serían las probables amenazas desde territorio ucraniano hacia nosotros. Si continúan de esta manera, si despliegan sistemas de ataque en territorio ucraniano, el tiempo de vuelo hasta Moscú, sería de 5 a 7 minutos”, señaló Putin. “¿Y qué deberíamos hacer nosotros? Tendremos que crear algo similar para responder a los que nos amenazan”.

Recordemos lo que pasó con la crisis de los misiles en Cuba. Esta advertencia va para los que no vivieron los 60, pero deben informarse apresuradamente. Aquello generó la política inspirada en la disuasión nuclear mediante una psicología defensiva basada en la existencia de armas nucleares y las consiguientes apreciaciones subjetivas de las intenciones. Es el pivote sobre el que gira la estrategia general de las armas nucleares, dirigida al renunciamiento mutuo a la guerra nuclear, por concebirla inviable por sus consecuencias, ya que números limitados de armas nucleares pueden originar daños capaces de disuadir a un agresor potencial. Se alcanza el objetivo político, no mediante la victoria militar, sino por la acción indirecta, gracias a la paralización nuclear del adversario, es decir, gracias a la segura amenaza a que es sometido. La disuasión nuclear ha funcionado, ya que ninguna potencia se ha atrevido a utilizar su arsenal nuclear contra otra, temiendo una respuesta nuclear que causaría daños graves que no rentabilizan el ataque.

Veamos en apretada síntesis la evolución de este concepto: después de la Segunda Guerra Mundial surgió la Estrategia de Contención Nuclear, que fue adoptada para redituar el monopolio estadounidense del armamento nuclear. La utilizaron hasta 1954, pretendiendo detener una presumible agresión con armas convencionales que hicieran los soviéticos o los chinos; de esta forma se recurría a las armas nucleares para neutralizar al hipotético atacante; esto pudo suceder cuando MacArthur pedía que se le permitiera bombardear atómicamente a chinos y norcoreanos. Esta estrategia solo tuvo validez hasta que la URSS adquirió suficiente arsenal nuclear, siendo sustituida por la “Disuasión Nuclear”, establecida para las relaciones bilaterales de las potencias de entonces. En el momento actual la sabotea EUA, utilizando ventajas de la evolución de la situación, producidas a su vez por el incumplimiento de la promesa estadounidense de no expansión, la cual Gorbachov, con candidez culpable, aceptó en forma verbal.

De aquellos polvos son estos lodos, pero no pasarán si los entendemos y denúncianos. No se trata solo de formulaciones geopolíticas que causan las angustias de la población de los países contendientes. El estadounidense de a pie es culpable de tragarse sin digerir las campañas mediáticas que le hacen creer que tiene el deber de apoyar los desaguisados de sus dirigentes. El pecado mayor del estadounidense común es no informarse, incurriendo en analfabetismo funcional; por esa razón no sabe que sus grandes dirigentes hacen negocios con el dolor ajeno, compruébese, si no, que el hijo mayor de Biden es gerente de una compañía radicada en Chipre, pero que gerencia los negocios del gas en Ucrania. ¡Todos son iguales, ya sean republicanos o demócratas!

Comprenda el lector que, en la actualidad, el “club nuclear” cuenta, además, con un número plural de adherentes desde Francia e Inglaterra, Australia con capacidad de disparo, aunque no los fabrique, India y Pakistán, Israel que la oculta, cual garrote a sus espaldas y por China y Corea, todo lo cual termina por hacer más difíciles las opciones de manejo de tan delicada situación y por lo tanto informarse es un deber.

Médico