Temas Especiales

22 de May de 2022

Columnistas

Otto Philipp Braun, Kampfgenosse de Tomás Herrera

Braun fue Prefecto, comandante general de La Paz, ministro de la Guerra y de la Marina y sucesivamente comandante en jefe de las provincias del sur, y ministro del Interior

“[…] Ser patriota sin ser frenético por la democracia, era para mí una contradicción, y éste era mi texto…” rezaba el fragmento del discurso del prócer argentino Bernardo Monteagudo sobre la necesidad de una Federación General entre los Estados hispanoamericanos que el joven Otto Philipp Braun leía entre manos para mejorar su incipiente conocimiento del castellano (Rocha, 2011).

Amante de los caballos inició estudios de veterinaria, pero la vorágine de la epopeya napoleónica lo llevó a los campos de batalla. Integrado a las fuerzas de caballería del Príncipe Elector de Hesse tuvo que enfrentarse a las fuerzas francesas en 1814 a pesar de que sus convicciones coincidían con las del Gran Corso. En 1818 concluye sus estudios veterinarios y al año siguiente se une a la causa de Simón Bolívar con el grado de teniente y dado que arriba a América con el contingente de británicos que apoyó al Libertador, se le tomaba por inglés. Como oficial de intendencia, designado por el propio Bolívar, trabajará con José Antonio Miró Rubini, panameño diestro en la selección de corceles para el ejército patriota. Ambos se constituirán en la dupla de expertos responsables de elegir los caballos y acémilas que necesitará el Libertador Bolívar en las distintas operaciones bélicas que emprendería en el Perú cinco años después. Braun utilizará sus conocimientos de veterinaria para cuidar y fortalecer el tren de suministros como lo había visto hacer en Europa.

En 1821 participa en la campaña de Caracas, en la batalla de Carabobo el 24 de junio, y pasa de capitán a sargento mayor de caballería el 14 de mayo de 1823 (Puigmal, 2015). Sirve en Ecuador y Perú integrando las fuerzas bolivarianas, y Simón Bolívar lo felicita por su comportamiento durante las batallas de Bombona y Pinchincha, en esta última trabará amistad con Andrés de Santa Cruz, futuro mariscal, que tendrá una importancia gravitante en su destino cívico-militar. En Pichincha peleó también Francesco Baroni, capitán italiano napoleónico, amigo de Tomás Herrera (Folliero, 2012). Braun se distingue en la batalla de Junín (en el Perú, el 6 de agosto de 1824), cargando heroicamente a la cabeza de sus granaderos a caballo de Colombia contra la caballería de la Corona rescatando el cuerpo acuchillado del general Mariano Necochea (Puigmail, 2015). En el mismo campo de batalla, en presencia de Tomás Herrera, Braun recibe el abrazo de Simón Bolívar y la promoción a mayor (AGCN, Despachos militares, tomo 12, folio 35, tomo 4, folios 102 y 175; Scarpetta & Vergara, 1879).

Bajo las órdenes del mariscal Antonio José de Sucre participa en el cruce del río Pampas en Matará coincidiendo en esta acción nuevamente con el panameño José Antonio Miró Rubini y, durante la batalla de Ayacucho, se distingue con una carga de caballería que desbanda al regimiento de la guardia del Virrey dando muestras de valor en amigable competencia con Tomás Herrera jefe del destacamento patriota contiguo a su posición. Braun es ascendido a coronel por Sucre mientras que Herrera es nombrado en el parte de batalla por su gallardía (Díaz, 1945).

Cuatro años después, Braun contrae matrimonio con la dama peruana Justa Germana de Rivero y Abrill, natural de Arequipa. A la muerte de Sucre, Braun pasa a las órdenes de Andrés de Santa Cruz, quien obtiene de Simón Bolívar su disponibilidad exclusiva para el servicio de Bolivia en 1829 (Puigmail, 2015), convirtiéndose en el hombre de confianza del líder boliviano y sus triunfos permiten a Andrés de Santa Cruz fundar la Confederación peruano-boliviana. El investigador Barnadas (1998) señala que es el autor de las victorias de Yanacocha (1835) y Socabaya (1836) lo que le vale el ascenso a general de división y en tal condición ataca al ejército argentino de Juan Manuel Rosas que amenaza a la alianza. Gana la batalla de Montenegro (1838) y recibe el título de Gran Mariscal de Montenegro. Braun llega a ser Prefecto, comandante general de La Paz, ministro de la Guerra y de la Marina y sucesivamente comandante en jefe de las provincias del sur, y luego ministro del Interior. En esa tesitura de la vida pública le sorprende la derrota de Santa Cruz frente a las fuerzas de Chile por lo que es destituido por las nuevas autoridades y debe exiliarse a Hesse, en la actual Alemania (Scarpetta & Vergara, 1879; Nolle, 1969).

Vuelve, vía Panamá, en varias oportunidades a Perú y a Bolivia donde había conservado inversiones en minas de cobre y cultivos de café cuyos títulos vende con ganancias (Santana, 1921). No está suficientemente documentado si Braun volvió a encontrarse con su viejo compañero de armas (Kampfgenosse) Tomás Herrera en el istmo como si ocurrió con el capitán Baroni. En el centenario de la muerte de Braun, el 24 de julio de 1969, Bolivia lo declaró Dia Cívico mediante Decreto Supremo 08749, otorgándole el título de “Héroe de la Emancipación Americana” por una vida que enlazó, siguiendo ideales napoleónicos, a las primeras décadas de las nacientes repúblicas latinoamericanas.

*El autor es embajador peruano