10 de Ago de 2022

Columnistas

Cambio climático en tiempos de manipulación y mentiras (2)

El alemán Klaus Schwab, quien además de fundador del Foro Económico Mundial es su presidente ejecutivo, y quien además de explotar la pandemia como una oportunidad para avanzar la agenda globalista promovida en sus conferencias de Davos, ha dicho que “el capitalismo como lo conocemos está muerto”.

El alemán Klaus Schwab, quien además de fundador del Foro Económico Mundial es su presidente ejecutivo, y quien además de explotar la pandemia como una oportunidad para avanzar la agenda globalista promovida en sus conferencias de Davos, ha dicho que “el capitalismo como lo conocemos está muerto”.

Cabe destacar aquí que la mayoría de esas élites globalistas han logrado riquezas y fortunas a través del ahora llamado "capitalismo rapaz y anticuado", pero dado que la gente común tiene la capacidad de obtener riquezas a través de esa misma economía de libre mercado, entonces el capitalismo para los globalistas debe ser “reiniciado”, por el cual sólo las élites tendrán posibilidades de riquezas.

Dios nos dio esta tierra con siete continentes, y nos separó con varios idiomas y dialectos. Hizo eso sabiendo que siempre habrán quienes quieran gobernar al mundo, no por causa justa, sino por deseos maniacales de poder y riqueza. Debajo de todo eso está el pensamiento de que pueden reemplazar a Dios. Pero nunca funciona. Tampoco funcionó para Lucifer.

Han habido guerras para detener regímenes totalitarios, fascistas y ególatras con las mismas ideas que esos globalistas, y dudo que la gente renuncie voluntariamente a sus libertades, identidades individuales y soberanía nacional. Esto también explica la prisa que tienen para confiscar las armas de la gente.

Klaus Schwab lanzó recientemente una amenaza velada al presidente brasileño, Jair Bolsonaro, luego que este se negara a firmar el tratado de la Organización Mundial de la Salud para promover la agenda globalista.

Pareciera que las élites globalistas están perdiendo su "iniciativa global" y se están impacientando por no haber podido obligar al mundo a través de amenazas económicas y políticas, a un levantamiento popular que habían visualizado, y así instalar al fundador del Foro Económico Mundial, Klaus Schwab, como Führer del mundo.

Se ha dicho que durante la Segunda Guerra Mundial, la familia de Klaus Schwab era muy cercana a Adolf Hitler y sus subordinados. ¿Será coincidencia?

Durante su participación en el foro de Davos, el príncipe Carlos dijo lo siguiente “Tenemos una oportunidad de oro para aprovechar y sacar algo bueno de esta crisis del coronavirus. Sus ondas de choque sin precedente puede hacer que las personas sean más receptivas a las grandes visiones de cambio, ya que la amenaza del "cambio climático" tiene mayor potencial disruptivo que el covid-19".

Pero como los funcionarios gubernamentales, los globalistas y activistas no pueden imponer por sí solo un cambio sistémico de esa magnitud, según noticias publicadas, han activado vastas redes de activistas izquierdistas alrededor del mundo para exigir cambios, y estos han estado involucrados en diversas "manifestaciones climáticas" en los últimos años.

Debería ser obvio que los demócratas y las élites globalistas quieren asegurar un control indefinido del poder antes de perder la iniciativa. El FEM, la OMS, ONU, NWO y los demócratas no quieren desperdiciar lo que para ellos es una "buena crisis" para seguir manipulando y controlando el poder.

La gente necesita despertar a la realidad y detener esta locura antes que la izquierda demócrata y los globalistas destruyan esa nación, su gente y el mundo, mientras continúan mintiéndonos sobre experimentos financiados por el gobierno, pero realizados en otros países, que involucran virus que pueden ser liberados en el mundo y cegar la vida de millones de personas.

Los demócratas, es obvio, han desatado el mal en ese país, enfrentando las diversas razas entre si. Han creado gran confusión de género, grandes protestas pro y contra el aborto, una invasión ilegal de su país, aumento de la delincuencia y el crimen en su país, etc., todo conforme a su agenda velada.

Virtualmente todo lo que promueve la izquierda demócrata, según el periodista estadounidense Jason Whitlock, “está relacionada con la normalización de una cultura de muerte, destrucción y desesperanza: El aborto es sobre el derecho a asesinar a bebés por nacer, desfinanciar la policía es sobre la normalización del caos, crimen y violencia dentro de las comunidades, la hostilidad hacia la religión es para eliminar la fe y la Esperanza que son alma y vida de nuestra civilización, el transexualismo es sobre la mutilación de la creación de Dios, la liberalización de drogas es para liberar a las personas para que se automediquen hasta convertirse en zombis, etc.".

Ellos son los artífices de todas las políticas fallidas, como la globalización, fronteras abiertas, externalización de las principales industrias, cambio climático, la ideología de género, voto de ilegales, eliminación de combustibles fósiles, adoctrinamiento de niños en las escuelas, etc.

Los demócratas, —promotores del aborto y la homosexualidad—, son personas sin Dios que favorecen el ateísmo, el marxismo/comunismo y el fascismo. Basta ver quiénes son sus héroes: Marx, Mao, Lenín, Castro, etc., artífices del asesinato de millones de seres humanos.

Si los demócratas han podido robar descaradamente una elección presidencial en E.U. y salirse con la suya, simplemente se volverán más hábiles haciendo trampa.

Es mi esperanza para el próximo ciclo electoral, que la gente se dé cuenta de cuán vergonzoso y delictivo es dejar que un acto tan criminal y despreciable, como ese atraco electoral estilo gangsteril del tercer mundo en EE.UU., quede impune. Allí están las consecuencias.

Planificador Jubilado