27 de Nov de 2022

Columnistas

Panamá y su relación con el cambio climático

Diariamente, somos bombardeamos por narrativas de pseudo ambientalistas sin formación académica y burócratas que pretenden capitalizarse de estos temas para seguir viajando a foros en países europeos pagados con dinero estatal, hablar con cierto grado de autoridad sobre el roll que Panamá debe tener frente al Cambio Climático, como si nuestro sacrificio representará algún cambio en el macroclima de la Tierra, o peor, como si Panamá tuviera algún grado de responsabilidad frente al aumento de gases de efecto invernadero a nivel mundial.

Diariamente, somos bombardeamos por narrativas de pseudo ambientalistas sin formación académica y burócratas que pretenden capitalizarse de estos temas para seguir viajando a foros en países europeos pagados con dinero estatal, hablar con cierto grado de autoridad sobre el roll que Panamá debe tener frente al Cambio Climático, como si nuestro sacrificio representará algún cambio en el macroclima de la Tierra, o peor, como si Panamá tuviera algún grado de responsabilidad frente al aumento de gases de efecto invernadero a nivel mundial.

Vamos a los datos: Panamá, con un área de 75,517 km² (año 2019) emitió 11,634 kilo toneladas de CO² a la atmósfera, valor muy inferior a países con la mitad de su tamaño de su tamaño como Israel, Suiza y Países Bajos. Adicional, el argumento de que esos países tienen más habitantes y por esa razón emiten más gases de efecto invernadero a la atmósfera también queda desmentido cuando comparamos las generaciones de CO² per cápita de cada habitante: 2.75 toneladas por cada panameño, versus los 4.57 por cada suizo o las 11.65 toneladas por cada holandés.

Si nos vamos a valores globales, se registró a nivel mundial 36,400 millones de toneladas de CO² a la atmosfera en el año 2019 y contrarrestando este valor con los emitidos por Panamá en el mismo año, nuestro país representa menos del 0.05%. En otras palabras, cualquier cosa que hagamos nosotros, o cualquier otro país con características similares a las nuestras, no tendrá ningún tipo de repercusión.

¿Estos datos nos quieren decir que no debemos involucrarnos en temas ambientales al no tener un territorio o actuación relevante a nivel mundial? Claro que no. Quiere decir que nuestros esfuerzos como Nación no deben estar enfocados en algo del que, ni somos responsables, ni nuestras acciones tendrán alguna relevancia. En cambio, existen otros temas ambientales en que podemos enfocar recursos, esfuerzos y hasta preparación técnica a funcionarios del estado. Temas como la preservación de los bosques, recuperación de los ríos contaminados o la protección de los arrecifes y animales en peligro de extinción. Todos estos tópicos deberían estar como prioridad en nuestra agenda ambiental del país antes que el conteo cualitativo de dióxido de carbono que nuestro país aporta a la tierra.

Regresando al título del texto, no me malinterpreten, estamos relacionados y también tenemos una responsabilidad como especie humana, ya que todos estamos metidos en el mismo planeta y sus variaciones nos terminan afectado de una u otra forma, pero igualarnos a países Estados Unidos, China o India y firmar acuerdos y compromisos ambientales referente a reducir nuestras emisiones, no pasan de medidas de forma y más aportes damos a la tierra si nos enfocamos en los temas ya mencionados.

Ingeniero ambiental, secretario general del Colegio de Ingenieros Ambientales de Panamá