05 de Oct de 2022

Columnistas

Canal de Panamá: La Ruta, el agua y la gente, 25 años después

El Canal de Panamá: la ruta, el agua y la gente, giró en torno a tres grandes ideas o macrotemas, que se desarrollan a través de la propuesta

Desde el anuncio del Congreso Universal del Canal en el año de 1997, crecía el entusiasmo por retomar el tema del Canal de Panamá y posicionarlo en las mentes del mundo y de los panameños. La Nación se preparaba para recibir el Canal bajo la administración panameña. El interés se centró en relanzar el compromiso y el rol clave de la vía acuática en el contexto mundial y reiterar los mensajes de capacidades panameñas en materia. Pensado como un evento de diplomacia política, fue impulsado por la visión de Omar Jaén Suárez, para repicar el eco de aquel mismo evento que en el siglo XIX, y que, desde la Sociedad de Geografía de Paris, preconizaba un futuro promisorio para la humanidad. La dimensión de la comunicación entre los océanos Atlántico y Pacifico probablemente no visionaba la complejidad de su impacto para Panamá y el mundo. No hay duda alguna que el Canal de Panamá es, y sigue siendo un evento universal.

En el mismo contexto temporal se organiza el Patronato del Museo del Canal Interoceánico quien toma la iniciativa de organizar la primera plataforma pública para contar la historia de la comunicación interoceánica, evento que visualizamos como un hito importante para la memoria de ese esfuerzo de comunicación entre los mares. El Canal de Panamá: la ruta, el agua y la gente fue el concepto desarrollado para la apertura del Museo y que en su momento los autores lo describimos como “el punto de partida de un proceso de toma de conciencia y de la apropiación de nuestra historia. Nos mostraremos a nosotros mismos y al mundo quienes somos, de dónde venimos y hacia donde vamos. Es un mensaje a la comunidad internacional del compromiso que adoptamos en términos de garantizar el mejor manejo de nuestros recursos naturales en beneficio propio y del mundo”.

El Canal de Panamá: la ruta, el agua y la gente, giró en torno a tres grandes ideas o macrotemas, que se desarrollan a través de la propuesta. Los macrotemas estuvieron interrelacionados de manera que ofrecieran al visitante una visión holística del complejo fenómeno histórico, sociocultural y tecnológico que representa la ruta interoceánica. Se pensó así, y hoy continúa la narrativa bajo esos ejes conceptuales.

La selección y desarrollo de los contenidos temáticos han permitido entender el hecho de nuestra interoceanidad- concepto que aparece mencionado por primera vez - y que retomado por cientistas sociales, permanece en evolución y desarrollo. La idea del desarrollo y construcción de la ruta de tránsito ha marcado todas las facetas de nuestro devenir social, económico, político y ambiental, por lo que la propuesta del guión inaugural, solo hizo reforzar lo que se entiende hoy, por ello.

Los macrotemas de La Ruta, El Agua y Las Gentes agruparon doce módulos que mostraban diferentes aspectos históricos y funcionales de la Ruta Transístmica. Estos módulos se desarrollaron en sesenta contenidos, que narran toda la dimensión de nuestra condición de interoceanidad. Los macrotemas fueron propuestos para relacionar entre sí de manera coherente y las áreas temáticas se desarrollarán de manera que cubrieron de manera exhaustiva todos los aspectos de la ruta.

Veinticinco años más tarde el tema del Canal de Panamá: la ruta, el agua y la gente no pierde vigencia. Hoy el Canal de Panamá se enfrenta a los desafíos de una nueva tecnología de tránsito- validado en el Canal Ampliado- y asume los retos de una administración del recurso agua bajo una mirada global, donde la variabilidad climática y las relaciones geopolíticas y los gases de efecto invernadero son el escenario para modelar la propuesta exitosa de un Canal de cara a un nuevo milenio.

La riqueza cultura de las gentes que habita esta tierra sigue presente y reconocida con más fuerza y asumida para definir, por ejemplo, en la búsqueda de políticas públicas para el desarrollo de la comunidad afrodescendientes – tinte mayoritario- y resultado de esa interoceanidad. Aparecen retos sociales de gobernabilidad, donde la transparencia, uso de fondos públicos y participación social siguen siendo escollos por superar donde los recursos económicos que aporta el Canal deben ser utilizados para el mayor beneficio colectivo.

Hoy celebramos con orgullo haber sido parte de los esfuerzos sociales de construir y contar nuestra historia. El tiempo transcurrido solo ha reafirmado que solo mediante la educación, la recuperación de la historia y la participacion, es posible construir una mejor sociedad. Como panameños celebramos con orgullo, los 25 años del Museo del Canal Interoceánico.

Nota: El Canal de Panamá: la ruta, el agua y la gente fue la propuesta del guión inaugural del Museo del Canal Interoceánico, preparado por Orlando Acosta, Carlos Fitzgerald y Humberto Vélez en el año de 1996, propuesta que fue el hilo conductor para la apertura del Museo.