• 01/06/2010 02:00

La democracia frente a la posibilidad de nuevos paradigmas

Nos sentimos muy orgullosos como panameños cuando, recientemente, en una reunión especial del Consejo Permanente de la Organización de E...

Nos sentimos muy orgullosos como panameños cuando, recientemente, en una reunión especial del Consejo Permanente de la Organización de Estados Americanos, su secretario general, ponderaba el sistema político — electoral panameño, como uno de los más desarrollados de la Región.

Las conclusiones que pronto saldrán de la reunión del Consejo de Partidos Políticos, Tribunal Electoral y sociedad civil, para actualizar la legislación electoral, es un ejemplo de dinámica de participación ciudadana, en la que todos ponemos nuestro granito de arena, para la consecución de los fines nacionales.

La pregunta es: ¿hacia dónde podemos acicalar el fortalecimiento de nuestro sistema democrático?

Me parece, con todo respeto, que las encuestas de opinión pudieran marcar varios caminos.

El primer camino, es el camino tradicional de la alternancia política, que nos ha venido distinguiendo desde 1990.

A pesar del duro transe que le ha tocado vivir al Partido Revolucionario Democrático (PRD), las últimas encuestas tienden a legitimarlo como paradigma opositor, y ya se destacan nuevos y renovados liderazgos, entre ellos, los de Juan Carlos Navarro y Laurentino Cortizo Cohen.

El segundo camino, es el de la consolidación de la propuesta del grupo que gobierna, a través de la presentación de un solo candidato que consolide a todo el gobierno, y que sea escogido según los términos electorales que los líderes de la coalición decidan.

Y el tercer camino, sería el de escoger entre tres propuestas ideológico — políticas: una social demócrata, una liberal y una panameñista.

Como comentario final, no podemos desvincular la propuesta política y el camino político que sigamos, de la difícil coyuntura económica que nuevamente tendremos que enfrentar.

En ese sentido, necesitamos dirigentes capaces de decirle al pueblo que solo se puede gastar e invertir lo que se tiene y no más, que estén conscientes de su obligación de mantener una adecuada relación entre el producto interno bruto y los niveles de endeudamiento y, finalmente, que entiendan que solo el motor del incentivo correcto a la empresa privada podría nuevamente mantenernos alejado de la crisis económica y financiera. Esta vez, a diferencia de otras oportunidades, me parece que los proyectos y las agendas, tanto políticas como económicas de los grupos y candidatos, serán debidamente escrutada, frente a las cada vez más complejas responsabilidades que representa el ejercicio del poder.

*Abogado.malcoj2@hotmail.com

Lo Nuevo
comments powered by Disqus