Temas Especiales

02 de Apr de 2020

Avatar del Redacción La Estrella de Panamá

Redacción La Estrella de Panamá

Entre Líneas

Siempre con transparencia

En los pasos posteriores, se ha encontrado con uno que otro traspié.

La apertura de relaciones diplomáticas con la República Popular China fue un paso realizado con precisión por el presidente Juan Carlos Varela, ampliamente reconocido como una decisión oportuna y, sin duda, se convierte en el hito trascendental en nuestras relaciones exteriores para su administración. En los pasos posteriores, se ha encontrado con uno que otro traspié. Particularmente, el pésimo manejo de la asignación del terreno para la próxima sede diplomática china en Panamá, donde desde el inicio faltó criterio para lidiar con un asunto especialmente importante, por las connotaciones que tenía el lugar ofrecido. Entuerto, pareciera, resuelto. Ahora, gracias a las publicaciones de este diario, nos hemos enterado de que no siempre se dijo la verdad y que se habían adelantado trámites para lo que supuestamente era solo una de varias opciones. Por otro lado, están las negociaciones del tratado de libre comercio (TLC), sobre el cual se percibía cierto apresuramiento, hasta que el viceministro de Comercio informó que bien podría ser firmado por el próximo Gobierno. Un buen indicativo para que nuestras relaciones con el coloso chino marchen de la mejor manera para ambos países, sobre todo por la asimetría, sería el refrán atribuido a varios personajes históricos, entre ellos Napoleón Bonaparte: ‘Vístanme despacio que tengo prisa'. Adicionalmente, es el momento adecuado para que, con una configuración amplia y representativa de la sociedad panameña, el Consejo Nacional de Relaciones Exteriores desempeñe su papel en beneficio del desarrollo del país, siempre con transparencia.