Temas Especiales

28 de Feb de 2021

Avatar del Redacción La Estrella de Panamá

Redacción La Estrella de Panamá

Entre Líneas

Por nuestros hijos y nietos

“[…] las proyecciones deben plantear que los salarios de las próximas generaciones deben ser por arriba de los dos mil dólares mensuales”

En el diálogo por la Caja de Seguro Social la tónica es el aferramiento a tesis que solo mantienen el “statu quo”, cuando lo que se debe hacer es proyectar la vigencia de la institución a partir de los niños por nacer, hasta aquellos que aún están en el colegio. Los que ya están en el sistema, debe aplicarse una fórmula distinta. Esto conlleva a preguntarse ¿cómo un joven de 15 años hoy, puede jubilarse como noruego y tener servicios de salud como danés? Ese chico o chica no ha empezado a trabajar, pero cuando empiece debe tener presente que debe ahorrar e invertir para cuando se jubile. Meternos en semejante diálogo para seguir con jubilaciones de 400, 500 y 800 dólares es proyectar un futuro paupérrimo, tal cual lo tenemos hoy. Sí, esto conlleva un nuevo esquema de trabajo, de productividad; una proyección de un país en el primer mundo. Pero seguir discutiendo algo que no tiene sentido para seguir en lo mismo es desperdiciar el esfuerzo y el tiempo de la sociedad. Tiene que existir un modelo que satisfaga las necesidades de las nuevas generaciones, pero pensando en grande y con visión. Seguir en el mismo círculo de la mediocridad es seguir en el error. Una persona que gana cinco mil dólares al mes se llega a jubilar con máximo 2000 dólares. ¿Cómo puede vivir esa persona con 2000 dólares, si su estatus de vida es de 5000? Es más, las proyecciones deben plantear que los salarios de las próximas generaciones deben ser por arriba de los dos mil dólares mensuales. Hay que pensar en grande y no mantenerse en el pensamiento mediocre. ¡Así de simple!