Temas Especiales

17 de Jun de 2021

Avatar del Redacción La Estrella de Panamá

Redacción La Estrella de Panamá

Entre Líneas

Una sociedad sin vergüenza

“El problema de Panamá no es la corrupción, es la falta de vergüenza”

Es ya reiterativo decir que la vergüenza es el antídoto contra la corrupción. El problema de Panamá no es la corrupción, es la falta de vergüenza. Y con las vacunas esto ha aflorado. Muchos se dan golpes de pecho cuestionando la corrupción, pero no hacen nada por el reforzamiento de los valores. Y el problema es mayúsculo, cuando está en cualquier segmento de la sociedad. Hace unos meses vimos cómo miembros de un club cívico también sacaban ventajas con la vacuna y se dice que “estos son los que promueven los valores”. La corrupción es un mal, pero los valores son su mayor antídoto. Si bien las medidas de coerción y aumentos de penas son necesarias, nada de eso suplanta una sociedad con valores. En Holanda hay dos filas para tomar el autobús y en una de ellas la persona no paga, en la otra sí. Se supone que quien usa la fila donde no paga es porque verdaderamente no tiene dinero. La fila de pagar siempre está llena, la otra totalmente vacía. En Australia los agricultores dejan la canasta de frutas o legumbres a la orilla de la carretera, sin nadie cuidando y cada uno paga lo correcto. ¿Y por qué se da eso en Holanda o Australia? Porque tienen sociedades con valores muy arraigados. ¿De qué sirve tener maestrías o doctorados en universidades prestigiosas en el mundo, si la persona carece de valores? Y es lo que ocurre en Panamá, que es una sociedad sin vergüenza y eso es lo que hace florecer la corrupción. ¡Así de simple!