Temas Especiales

20 de May de 2022

Entre Líneas

De patas cortas

“Y es que muchos intentan llegar al poder con “movimientos de indignados”, pero la legitimidad de sus propuestas son solo pantallas”

No será la primera vez, pero siempre sorprende. En Chile, uno de los vicepresidentes de la Asamblea Constituyente tuvo que renunciar, tras una investigación periodística que descubrió que no tenía cáncer como hizo ver durante buen tiempo y con cuya mentira se convirtió en constituyente y casi logra la presidencia de esa asamblea. Resulta que el hombre era uno de los participantes de las protestas contra el Gobierno chileno y se presentaba como un enfermo de leucemia y un letrero exigiendo mejores condiciones hospitalarias en el país. Era uno más, pero poco a poco fue entrando como vocero, y luego como líder. Hoy, ha decepcionado no solo a quienes votaron por él, sino a la sociedad en su conjunto. Esto es justo lo que pasó en España, cuando miles de personas se manifestaron en las calles con el “Movimiento de Los Indignados”, que exigían cambios en la Ley Electoral, la garantía del cumplimiento de los derechos básicos de la Constitución, una reforma fiscal favorable para las rentas más bajas, la condena de la corrupción o la recuperación de la memoria histórica, entre otros aspectos. De “Los Indignados” nació el Partido Podemos, que llevó a la Vicepresidencia a Pablo Iglesia, pero también fue una decepción. Y es que muchos intentan llegar al poder con “movimientos de indignados”, pero la legitimidad de sus propuestas son solo pantallas. Poco a poco, la propia sociedad va descubriendo la verdad, porque “la mentira tiene patas cortas”. ¡Así de simple!