20 de Oct de 2021

Entre Líneas

Los políticos de hoy

“Necesitamos, eso sí, que todos los ciudadanos de este país empiecen a despertar la vergüenza y la dignidad y echar a los corruptos de todos los bandos”

Es triste decirlo, pero hay que decirlo para empezar a resolver el problema. La calidad de nuestra clase política es degenerativa. En lugar de los grandes discursos y planteamientos, lo que se escuchan son alaridos coléricos y soeces que envenenan los oídos. Las acusaciones van de quién robó más a quién hizo más daño. Y no se trata solo de diputados, sino de políticos en general. La decencia está de vacaciones y la chabacanería la ha reemplazado y está de fiesta. Es nuestra cruda realidad de los políticos de hoy que no se detienen a reflexionar para mejorar. Y no es porque no quisieran, sino que su inconsciencia no les permite ver qué tan destructivo es su actuar, porque están seguros de que lo están haciendo bien. El contraste es abismal cuando se compara con la líder alemana Angela Merkel, quien deja el poder y el 80 por ciento de los alemanes considera positiva la herencia de la canciller. La veían y la ven como una funcionaria decente y responsable que aspiró a resolver los problemas más que a pasar a la historia como una gran estadista. Los Carlos Iván Zúñiga, Jorge Rubén Rosas, Ricardo Arias Calderón o Gerardo González, entre otros, son ejemplos de grandes políticos que alguna vez tuvimos en Panamá. ¿Será posible que volvamos a tenerlos? Sí, es posible… Necesitamos, eso sí, que todos los ciudadanos de este país empiecen a despertar la vergüenza y la dignidad y echar a los corruptos de todos los bandos. ¡Así de simple!