07 de Dic de 2021

Entre Líneas

Parlacen ¿para qué?

“La Cancillería panameña tiene una enorme oportunidad, convocar a una profunda revisión de dicho organismo o plantear la salida definitiva de Panamá”

Tanto a lo interno como a lo externo, los países crean instituciones para enfrentar determinadas realidades en los diversos momentos de su devenir. Esas instituciones, creaciones humanas, nacen, crecen, se desarrollan y se consolidan o, por el contrario, desaparecen. No han sido pocos los pensadores que han señalado que el sistema democrático se fortalece si está basado en instituciones y no en hombres. Por ello, es fundamental, cuando una institución no se ha afianzado en el tiempo reevaluar sus propósitos y si ha cumplido con las expectativas que la motivaron. Y, aunque los políticos no son dados a cerrar instituciones u organismos, hay momentos en que ello amerita una profunda reflexión. El próximo mes de enero marcará treinta y seis años desde el nacimiento de esa institución política, supuestamente supranacional, denominada Parlamento Centroamericano (Parlacen). A más de tres décadas, queda claro que aquellos sueños de un congreso con diputados de cada país centroamericano que fuera caja de resonancia política para analizar las reglas para una convivencia pacífica, que fomentara el desarrollo y bienestar han pasado a ser palabrería. El Parlacen, más rápido que ligero, se ha ido trasmutando en un foro de la politiquería barata y vocinglera, cuando no, una fuente para la protección de seudopolíticos, que, luego de hacerle daño a sus países, se cruzan a convertirse en parlamentarios de nada, porque las decisiones de aquel recinto que tiene su sede en Guatemala tienen ninguna fuerza en los países que son parte. Panamá ha tenido su propia historia con el Parlacen, la más reciente, el intento de dos ciudadanos panameños, que, para evitar el requerimiento de la justicia de los EE. UU., intentaron hacer valer supuestos fueros de dicho parlamento. La Cancillería panameña tiene una enorme oportunidad, convocar a una profunda revisión de dicho organismo o plantear la salida definitiva de Panamá. Ahora es el momento, antes de acercarnos al proceso electoral.