Temas Especiales

25 de Ene de 2022

Entre Líneas

Telarañas

“Alguien debe ponerle fin a las “telarañas” actuales y a todas las nuevas que surjan en las nuevas barriadas y urbanizaciones”

Muchos pasan desapercibidos los cableados eléctrico y telefónico que circundan pueblos y ciudades. Al fin y al cabo, es un servicio que termina beneficiando a todos. ¿Cómo vivir sin luz o sin internet? Es impensable. Sin embargo, la estética de las ciudades también es importante. Costa del Este, por ejemplo, es una urbanización muy planificada y como esa hay muchas otras. Pero ¿cuántos habrán reparado en que parte de esa belleza está en que no hay postes ni cables a la orilla de las calles? Contrario a Costa del Este está San Francisco, por ejemplo. Los postes de electricidad no aguantan un cable más y muchos sucumben con el peso, causando graves perjuicios a los residentes y al comercio. Urge que las autoridades presten atención a esto y en lugar de que sigamos afeando las ciudades, que comience un plan serio de soterramiento de cables. Hay varios sitios en que este trabajo inició (David, en Chiriquí, vía España, por ejemplo), pero necesita agilizarse; al mismo tiempo, se debe regular para que no se permita ninguna nueva barriada o urbanización con cables a la intemperie. Todo debe ser soterrado, ya que a la vez que ayuda a la estética, también les da valor a las propiedades, ayuda en la seguridad y al medio ambiente. Alguien debe ponerle fin a las “telarañas” actuales y a todas las nuevas que surjan en las nuevas barriadas y urbanizaciones. Tenemos que empezar a soterrar los cables y a mentalizarnos en tener un país desarrollado. ¡Así de simple!