Temas Especiales

19 de Ene de 2022

Entre Líneas

Incongruencias

“Lo incongruente de todo es que se castiga al consumidor y, en lugar de empezar a ser competitivos con respecto a la producción tradicional con químicos, lo que hacemos es producir en bajas cantidades […]”

La economía, en su significado simple, es la ciencia que estudia “los recursos, la creación de riqueza y la producción, distribución y consumo de bienes y servicios, para satisfacer las necesidades humanas”. Y entre esas necesidades humanas está la alimentación. Con el crecimiento de la población, la producción de alimentos se convirtió en un gran negocio, que subió como la espuma, al producirse con fertilizantes artificiales que potenciaban el rendimiento. ¿Y qué decir de la modificación genética que hizo el milagro de duplicar el tamaño de una mazorca de maíz, por ejemplo? Pero este “boom” trajo sus consecuencias y, aunque la producción de alimentos aumentó, el consumo de esos alimentos no resultaba tan bueno para la salud. Así regresamos a las raíces y la gente volvió a emprender la producción de alimentos bajo la denominación de “producción orgánica” y hoy es un “boom”. Lo incongruente de todo es que se castiga al consumidor y, en lugar de empezar a ser competitivos con respecto a la producción tradicional con químicos, lo que hacemos es producir en bajas cantidades y, por los altos precios, obligar al consumidor a que siga consumiendo productos no tan saludables. Pero, además, producir de forma orgánica genera riqueza, sobre todo en el campo, porque la gente vuelve a ser ingeniosa y se fomenta la economía de los pueblos. Seguir con las incongruencias no tiene sentido. ¡Así de simple!