12 de Ago de 2022

Entre Líneas

Hora de un cambio

Lo urgente e inaplazable, es construir un nuevo Pacto Social como la Constituyente

El país está crispado y sin rumbo; no actuar con sensatez y en la dirección correcta aseguraría el naufragio. No es momento de buscar culpables, porque compartimos responsabilidades, la minoría, por exceso de iniciativas contrarias al interés común y el resto de la población, por la extrema tolerancia y falta de coraje para enfrentar el desafío. El sistema político vigente, es un modelo, fracasado, que propicia la injusticia, favorece la corrupción y la impunidad, genera desigualdades e impide atender las verdaderas necesidades de la mayoría. Se impone un cambio sustancial, profundo; no solo reemplazar a los corruptos viejos, por nuevos que, con la institucionalidad vigente, a corto plazo harían iguales o peores cosas. La descomposición es profunda e irreversible; la represión solo generaría mayor violencia e incertidumbre. Lo urgente e inaplazable, es apaciguar los ánimos y debatir para construir un nuevo Pacto Social, para cuyo propósito, la única vía racional, pacífica, genuinamente democrática, por su carácter incluyente y única capaz de conferir legitimidad al ejercicio del poder público, es la Constituyente, que con estricto respeto a la voluntad de la mayoría, defina y establezca las normas necesarias para impedir que se perpetúe la injusticia. La construcción de la democracia exige participación ciudadana; más que líderes, lo que necesitamos son buenas ideas y acción.