30 de Nov de 2022

Entre Líneas

... Son los valores

La corrupción es el dolor de cabeza o la fiebre; el tumor es la falta de valores

Cuando se enfrenta un problema, lo primero que hay que hacer es buscar la raíz de este. ¿De qué le sirve al médico darle pastillitas para calmar un dolor de cabeza y fiebre, si no ataca el tumor que lo produce? En el caso de la sociedad panameña, el problema no es la corrupción, sino la ausencia de valores cívicos y morales. La corrupción es el dolor de cabeza o la fiebre; el tumor es la falta de valores. ¿Cómo unos miembros de un club cívico terminaron jugando vivo para vacunarse de primeros al inicio de la pandemia? ¿Cómo una pastora termina condenada por corrupción? La corrupción está en cada rincón de la sociedad, ha hecho metástasis y seguirá carcomiendo el país si no rescatamos los valores. Para extirparla hay que empezar con una campaña desde el hogar, pero al mismo tiempo, que haya certeza del castigo. Es decir, igual que un delincuente de cuello blanco debe ser castigado por robar dinero del Estado, en el hogar no se debe permitir que alguien lleve artículos que obtenga de una oficina sin autorización. En el hogar reside nuestra cura, pero hay que fomentar los valores. Una campaña institucional es fundamental para ir cambiando la cultura del juega vivo. ¿Será que nuestros gremios, tan beligerantes, tomarán la batuta en esta lucha? Continuar sin fomentar los valores, es seguir dándole paso a la corrupción. ¡Así de simple!