Temas Especiales

07 de Feb de 2023

Entre Líneas

Pensiones

“[...] la solución no está en el apuro, sino en hacer una reforma drástica que realmente sirva para que las personas en su vejez disfruten lo que han trabajado”

La solución al problema de las pensiones de la Caja de Seguro Social, pasa por un acuerdo general entre el Gobierno, trabajadores y empresarios. Hoy, el problema radica en que están en desacuerdo en cómo se nutre la Caja de Seguro Social para luego pagar las pensiones. Pero la solución no está en el apuro, sino en hacer una reforma drástica que realmente sirva para que las personas en su vejez disfruten lo que han trabajado. Según los entendidos, los mejores sistemas de pensiones en el mundo están en Islandia, Dinamarca y Países Bajos. ¿Por qué no emulamos lo que han hecho en esos países y lo replicamos acá? En esos países, los jubilados se llevan entre el 70 y 90 por ciento de su salario, mientras que en Panamá es el 60 por ciento y quieren bajarlo a 50 por ciento. Esa diferencia abismal hay que analizarla con mucho detenimiento, porque no es solo salvar la Caja, sino que la institución funcione de manera sostenible en el tiempo y las personas se lleven una jubilación justa que no las obligue a trabajar para completar sus ingresos. Que demora encontrar una fórmula, es lo de menos. Lo que necesitamos es un sistema justo para todos. Por lo pronto y para que tengamos un punto de partida, en Islandia, Dinamarca y Países Bajos, parten de tres fuentes previsionales: un aporte estatal por cada trabajador; una cotización (cercana al 12 por ciento del salario) dividida entre empleado y empleador. Y un pilar de ahorro voluntario. No hay que inventar la rueda. ¡Así de simple!