• 14/05/2024 23:00
Entrelíneas

Hasta luego profe

Aura Emérita Guerra de Villalaz no solo fue docente; fue jueza de circuito civil y jueza séptima de circuito penal y alcanzó la magistratura de la Corte Suprema de Justicia

Aura Emérita Guerra de Villalaz, fue una mujer que marcó vidas. Marcó a una pléyade de abogados con su gran legado. Los formó en derecho penal y, pese a su enseñanza estricta, su don pedagógico abría mentes para pensar más allá de lo lógico. Pero Aura Emérita Guerra de Villalaz no solo fue docente; fue jueza de circuito civil y jueza séptima de circuito penal y alcanzó la magistratura de la Corte Suprema de Justicia. Tenía 94 años cuando dejó este mundo, pero su legado, el toque de su mano mágica que formó a muchos, perdurará por siempre. Es esa de las pocas personas que rompen fronteras en la enseñanza, en la práctica profesional y en la aplicación de la ley. Detrás de esa persona seria, recta y firme, emergía un noble docente que moldeó a muchos grandes abogados. Orgullosamente recibió su formación docente en las aulas de la Escuela Normal de Santiago y luego se graduó en la Universidad de Panamá y realizó sus estudios de posgrado en la Universidad Autónoma de México (UNAM). Nos deja una gran dama, una gran profesional, pero sobre todo, una gran docente. Hasta luego profe; allá en el cielo tendrá su salón de clases y seguro estamos de que dará docencia hasta a los mismos ángeles. ¡Así de simple!

Lo Nuevo
comments powered by Disqus