Temas Especiales

25 de Feb de 2021

Redacción Digital La Estrella

La Llorona

La llorona

Glosas de la realidad política de Panamá.

Con motivo de la Cumbre de Presidentes hubo ira palaciega, ya que había todo un plan para que la delegación presentara como trofeo la Ley de Salud Sexual y Reproductiva debidamente aprobada y sancionada. Pero que va, el debate legislativo no ha hecho posible que aún salga del primer debate, por lo que nada de nada.

Lo que sí es cierto es que el dichoso proyecto de Ley está a punto de quedarse huérfano de padre por parte de los autodenominados padres de la patria, ya que cada día que pasa la lista de los que anuncian que no apoyarán ese documento crece más y más. Por más que la autoproclamada mandamás los llame los HHDD están claritos que ella ya se va y ellos quieren reelegirse.

Tanto en la Junta Directiva como en el Staff de Noticias de la Transístmica hay una seria discusión desde que salieron publicados los nombres del equipo de campaña de La Gata con Botas. El asunto es que uno de esos nombres compromete la independencia de los resultados que han estado y van a seguir publicando. Interesante.

El ex Coronel Díaz Herrera le dijo al profe Cabrera, en W Radio, que no recuerda que en la Guardia Nacional se hiciera proceso alguno contra DDD; aunque sí recuerda que el DENI hizo una investigación. Entonces, ¿hubo o no hubo acciones? Los propios militares están enredando esto.

Alguien me dijo que El Muñeco llamó a Paredes y a Díaz Herrera -por separado- y les pidió una reunión juntos. Parece que esta vaina de DDD y la desclasificación de los secretos está fregando al PRD.

Lo curioso es que me dicen que Paredes dijo que él se sienta donde quiera y cuando quiera con El Muñeco, pero no junto a Díaz Herrera.

Me dicen que Rompecabezas no despega porque tiene dos campañas. Una de su figura y la otra de su partido. La vaina es que ninguna hace nada y él no despega.

Hablando de curas, en Panamá hay una cumbre de obispos de Latinoamérica. ¿Será que aconsejarán al Papa de quién debe ser el nuevo Arzobispo?... y que nadie llore!