07 de Ago de 2022

  • Redacción Digital La Estrella

Opinión

PP: cambios para no cambiar

El próximo 7 y 8 de mayo de 2011, el Partido Popular tiene programado celebrar un Congreso Extraordinario, en el cual le harán un justo ...

El próximo 7 y 8 de mayo de 2011, el Partido Popular tiene programado celebrar un Congreso Extraordinario, en el cual le harán un justo homenaje a un gran demócrata y dirigente de la Democracia Cristiana de talla internacional, como lo es el Dr. Ricardo Arias Calderón.

Además de vicepresidente de la República y ministro de Gobierno y Justicia, Arias Calderón, fue presidente de la Organización Demócrata Cristiana de América (ODCA) y de la entonces Internacional Demócrata Cristiana (IDC).

Arias Calderón además, fue el promotor del cambio de nombre de la Democracia Cristiana panameña a Partido Popular, pasadas las elecciones presidenciales de 1999.

Este cambio se dio entre otras cosas, para dar una mayor apertura al partido, y dejar atrás la percepción de que era un partido clerical, en el cual pudiera participar cualquier persona sin distingo de creencia religiosa. Se conservó dentro de su bandera el símbolo de la Estrella Verde que distinguió a la antigua Democracia Cristiana.

Lo curioso es que en el Congreso Extraordinario del próximo mes de mayo, en el cual se tiene programado un justo reconocimiento al Dr. Ricardo Arias Calderón, hay un grupo de miembros del PP, que va ha proponer cambiar el nombre de: Partido Popular a Partido Demócrata Cristiano o Partido Popular Demócrata Cristiano.

El solo hecho de presentar esa propuesta de cambio de nombre de Partido Popular a cualquier otra variante de Democracia Cristiana, es reconocer que el proyecto de Partido Popular del Dr. Ricardo Arias Calderón fue un error y que nunca debió cambiarse el nombre original de Partido Demócrata Cristiano. Considero que el PP no debe cambiar de nombre. Primero porque el nombre del PP no es el problema de ese colectivo político y segundo porque me parece contradictorio hacer un homenaje al promotor del Partido Popular y decirle en ese homenaje que el cambio de nombre que él promovió estuvo equivocado y fue un error.

Por otra parte, se promueven en ese mismo congreso extraordinario cambios al Estatuto del PP, cambios que ya se habían propuesto en los congresos de 2007 y 2009 y que fueron rechazados ampliamente por los delegados de ambos congresos, porque los mismos llevan a un excesivo presidencialismo partidario.

La dirigencia del PP debe entender que el problema del partido, no es el cambio de nombre. Pregunto: ¿será que cada cinco años habrá que cambiarle el nombre al partido para que el mismo juegue un papel en el acontecer político nacional? La dirigencia del PP debe entender que el problema del partido, tampoco es su Estatuto. El problema del Partido Popular es su credibilidad.

El PP ha perdido la credibilidad dentro de los electores y no creen en él por las acciones de sus dirigentes. Por ejemplo pasaron cinco años de las manos del PRD y como hoy está en oposición reniegan de él y hasta quieren cambiarle el nombre al partido para que no los asocien con su antiguo aliado. Ese es uno de los argumentos que esgrimen los promotores para cambiar el nombre del partido.

El precio de esa alianza electoral con el PRD solo se curará con el tiempo y dependiendo de las acciones de su dirigencia. Creo que Milton Henríquez viene haciendo dentro de las circunstancias un buen trabajo, pero él es una voz en solitario. Porque la mayoría de los actuales voceros del PP no tienen credibilidad. Y en política la credibilidad cuenta.

*EX LEGISLADOR DE LA REPÚBLICA.