Temas Especiales

14 de May de 2021

Redacción Digital La Estrella

Opinión

¿Hasta cuándo el ‘no voy’?

H ace un tiempo atrás tuve necesidad de un taxi que me llevara al Registro Público en la mañana; le pedí a más de ocho taxistas que me l...

H ace un tiempo atrás tuve necesidad de un taxi que me llevara al Registro Público en la mañana; le pedí a más de ocho taxistas que me llevaran y todos me respondieron con el acostumbrado: ‘No voy’, que es el pan nuestro de cada día de los usuarios.

El general Omar Torrijos en su momento consideró que darle un cupo de taxi a todo aquel que lo necesitara, era una forma de proveerlo de una herramienta de trabajo; pero en estos momentos este sistema ya no funciona, por cuanto que la ATTT no tiene ningún control de quienes manejan estos taxis.

Conduciendo taxis encontramos quienes lo usan para delinquir. Es decir, que las damas están expuestas a que le roben o las violen. Están los que tienen su trabajo, pero tienen su taxi para rebuscarse cuando están limpios, por lo que se dan el lujo de escoger las carreras. También están los que viven del taxi, pero al igual que los anteriores, hacen lo que les da la gana, porque nadie los regula, y el resultado es la anarquía que existe.

La ATTT ha anunciado poner orden en esta actividad, y los dirigentes del transporte como siempre, han salido a defender lo indefendible y a desinformar, diciendo que el gobierno les quiere quitar los cupos.

El director de la ATTT, Jorge R. Fábrega, desmintió que se vaya otorgar en concesión el servicio de transporte selectivo a empresas internacionales; de lo que se trata es simplemente, que todos los que tienen un cupo se agrupen en concesionarias, a fin de que redefinan su forma de hacer negocio y se organicen en una estructura con el compromiso de prestar un mejor servicio a los usuarios, y acabar con el ‘no voy’.

Ya es hora de que entiendan que a ellos se les otorga un cupo de taxi para que presten un servicio. La anarquía es tal, que uno tiene que preguntarles a los taxistas para dónde quieren ir, cuando lo correcto sería que el usuario se suba al taxi y le indique al taxista hacia donde va.

La dirigencia del transporte selectivo ya está anunciando que pelearán a capa y espada para que el gobierno no les quite el sustento de su familia. Pero la pelea no es con el gobierno, es con ellos mismos, que tienen que entender que no pueden seguir haciendo lo que les da la gana con los usuarios.

Son precisamente los dirigentes los que deben poner orden en el gremio. Y la forma de hacerlo, es organizándose, de manera que cada organización tenga control de los que pertenecen a la misma; y saber quiénes son los taxistas que verdaderamente quieren prestar un servicio a la comunidad, y acabar de una vez por todas con el ‘no voy’.

*PRESIDENTE DE LA FUNDACIÓN LA VOZ DE ARRAIJÁN.