28 de Oct de 2021

  • Redacción Digital La Estrella

Opinión

Hacer el duelo...

El ministro de Economía y Finanzas pareciera ser el cerebro de la propuesta gubernamental que tiende a clavar un golpe de lanza más a la...

El ministro de Economía y Finanzas pareciera ser el cerebro de la propuesta gubernamental que tiende a clavar un golpe de lanza más a la adolorida memoria colectiva de generaciones de panameños que veían al edificio abandonado por la Embajada de EE.UU., como parte de los capítulos dolorosos y sangrientos de luchas antiimperialistas y nacionalistas que pusieron un alto al enclave de la ex Zona del Canal.

Y por favor, no es que desde el punto de vista arquitectónico considere que el tal edificio merecería ser conservado... Lo considero además un horror, tanto como puede verse, proporciones guardadas, al edificio que alberga todavía a la Embajada de la ex Unión Soviética, en el Boulevard Lannes del XVI distrito en París... Ambos simbolizan un período de la historia de enfrentamientos, diálogos, impasses... guerras secretas, frías o calientes.

Los trabajos del psicoanálisis iniciados por Freud ‘autorizan’ hoy a los científicos sociales y a algunas corrientes filosóficas interesadas en la cuestión de la memoria, para aplicar los términos de tratamientos de la cura tanto a la memoria individual como a la colectiva. Sí, los pueblos tienen una memoria, que se transmite de padre (madre) a hijo, de oreja a oreja, o a través de la palabra escrita. Y a ese título, la memoria de los pueblos (con historia escrita o sin ella) puede ser objeto de abusos, de manipulación, de autoritarismos y por supuesto, de intentos de destrucción.

No son pocos los artículos de Opinión que vienen publicándose últimamente sobre este último aspecto de nuestra cuestión, a saber, los intentos deliberados de abusos de la memoria colectiva y peor aún, los síntomas más que evidentes de querer hacer borrón y cuenta nueva de nuestra historia reciente. Lo hemos visto en el Barrio de El Chorrillo después de los acontecimientos que todos conocemos y ahora, nuestro querido ministro, Cornell alumni, quiere también ayudar a borrar de la memoria al otro cadáver de aquel episodio de nuestra historia reciente.

El duelo, tratándose de la memoria colectiva, también es un trabajo que nosotros los panameños tendríamos que hacer ante esa abstracción, erigida en persona, que es nuestra Patria, ‘pequeña / tendida sobre un Istmo’. Hacer desaparecer aquel ‘otro cadáver’ (el edificio de la Embajada en la ave. Balboa), representa no sólo un grave delito ante la memoria colectiva de este país, si no una manipulación flagrante de la misma.

Si era necesario mostrarle al amigo Obama que teníamos a una negrita en el Gabinete, algo que puede interpretarse como una superación de la memoria de la esclavitud, ¿por qué no dejaron que juntos intentáramos hacer el duelo de todo el sufrimiento de la esclavitud revisitada, que esos mismos amigos introdujeron en nuestro país, no destruyendo ese símbolo parte de nuestra vergüenza y complicidad?

*FILÓSOFA Y ESCRITORA.