25 de Oct de 2021

  • Redacción Digital La Estrella

Opinión

Juventud, sabia honesta

F ue un largo camino el que recorrió la dirección del PRD para renovar el Frente Juvenil del Partido. Para llegar al IV Congreso Naciona...

F ue un largo camino el que recorrió la dirección del PRD para renovar el Frente Juvenil del Partido. Para llegar al IV Congreso Nacional de la Juventud, se escogieron 500 delegados responsables de elegir al nuevo liderazgo de los jóvenes. Vino luego una serie de congresillos que reunieron lo más selecto de la generación del relevo.

Agenda en mano, los jóvenes perredistas analizaron el actual escenario político con los graves riesgos que se ciernen sobre la democracia y el escenario socioeconómico que amenaza con una explosión social.

En las discusiones se buscó sentar las bases para posesionar a los jóvenes como la fuerza motora de las transformaciones nacionales y despertar su conciencia sobre la amenaza del clientelismo y la corrupción como práctica política. Y revalorar la honestidad, la cooperación, la solidaridad, la lealtad y el respeto mutuo como cualidades que están por encima de la degradación de la política como una mera transacción comercial.

Se abordaron los valores de la educación y la familia, desde la perspectiva del lugar que ocupa el individuo en la sociedad, sus méritos y capacidades, para enfrentar la dinámica de la globalización que desconoce al Estado nacional democrático, equitativo y solidario. Una juventud que no se forma es incapaz de generar propuestas ni llevar adelante proyectos. La ecología y el medio ambiente forman parte de esa ecuación, pues sin un cambio en el modelo productivo está en riesgo el país.

Desde la visión del empleo y el trabajo, los jóvenes llevan la peor parte. Más de la mitad están desempleados o en la informalidad. De allí que la juventud del PRD está llamada a unir fuerzas con los jóvenes del país en defensa del empleo digno y de calidad. Eso se suma al problema de seguridad ciudadana en el que los jóvenes se han convertido en víctimas del crimen organizado y de la represión policial. La juventud es asociada con la delincuencia, cuando debe ser colocada con justicia como la fuerza transformadora del país.

Por eso la organización y fortalecimiento del Frente Juvenil del PRD, para que sea capaz de sintonizar con el resto de los jóvenes panameños. Debe vincularse con los jóvenes universitarios, de secundaria, los obreros, los cooperativistas, los deportistas, los artistas, los campesinos, los indígenas y los discapacitados para participar en el escenario político y abanderar las demandas de la juventud.

Los jóvenes son importantes para el PRD y para Panamá. Tres de cada 10 miembros del PRD son jóvenes y han demostrado una gran voluntad al inscribirse en el Partido para luchar por el poder político. Por eso hay que cuidar a esos jóvenes para que siendo dueños de sus conciencias, preserven el patrimonio del futuro del país.

El Frente Juvenil del PRD es el llamado a renovar su capacidad de propuestas y movilización y crear las condiciones para que surjan verdaderos líderes de la juventud, que expresan las necesidades y aspiraciones de los jóvenes y tengan el compromiso de contribuir a las transformaciones de la sociedad panameña.

No cabe duda de que el PRD refleja las virtudes y defectos del colectivo social. Pero eso no exime de responsabilidad ante el acto repudiable en el que —en su ambición por alzarse con la candidatura presidencial del Partido— algunos precandidatos trataron de comprar la dignidad y el decoro de los jóvenes. La reproducción de la vieja práctica del clientelismo y la corrupción en las elecciones del domingo para escoger al nuevo Frente Juvenil del PRD, es vergonzosa.

El proyecto torrijista y su nuevo ciclo social demanda una ruptura radical con los clanes familiares y económicos, que pretenden imponer sus agendas políticas dentro del PRD. Se requiere el relevo de actitudes que tengan como bandera la lucha contra la corrupción y el clientelismo.

Hay que amputar esos mercaderes de la política, a quienes no les importa dañar la sabia honesta que representa la juventud del PRD. Es posible una nueva cultura política. Y los jóvenes están llamados a actuar con responsabilidad cívica, aportar para cambiar el país como garantes del relevo generacional.

Contra todo tropiezo el Frente Juvenil del PRD debe recuperar su capacidad política y su compromiso estratégico de contribuir con soluciones a los graves problemas nacionales. La juventud es la fuerza del PRD y un freno para quienes conspiran contra el Partido. El momento actual demanda un cambio en el discurso y la práctica política. El PRD jamás podrá ser desarraigado de la conciencia nacional si sus jóvenes están vivos y activos.

*PERIODISTA Y DOCENTE UNIVERSITARIO.