19 de Oct de 2021

  • Redacción Digital La Estrella

Opinión

Apoyemos la segunda vuelta

D urante el gobierno del presidente Guillermo Endara Galimany una voz solitaria lanzó la propuesta de aprovechar el momento, para aproba...

D urante el gobierno del presidente Guillermo Endara Galimany una voz solitaria lanzó la propuesta de aprovechar el momento, para aprobar la segunda vuelta electoral. Quien lo dijo representaba, en ese momento, al Partido Demócrata Cristiano y fungía como alcalde de la ciudad capital. Me refiero al abogado, Guillermo Cochez. Pocos entendieron esa preocupación y al cabo de cuatro años un Ernesto Pérez Balladares se alzaba con el triunfo, en las elecciones de mayo de 1994, con menos de la tercera parte de los votos.

Endara Galimany tuvo esa oportunidad de oro. Al principio su gobierno contaba con la mayoría en la cámara legislativa y mucho pudo hacer para que se aprobara la segunda vuelta electoral. El artículo 177 de la Constitución dice lo siguiente: ‘El Presidente de la República será elegido por sufragio popular directo y por la mayoría de los votos, para un periodo de cinco años’. Deduzco, de lo anterior, que si se dan comicios donde participen muchos partidos políticos y el candidato más votado saca el 25 por ciento, ése será quien gobernará durante el próximo lustro.

Considero inadmisible y poco provechoso para la democracia que dejemos que eso siga ocurriendo. Hay que buscar la forma de legitimidad de los próximos mandatarios. Si un candidato no alcanza la mayoría del total de los sufragios emitidos, entonces habrá que ir a una segunda vuelta entre los dos más votados, para que el triunfador sepa que por lo menos tiene la aprobación de una parte importante de la población.

¿Cuál es el temor a la segunda vuelta electoral? Algunos piensan que, como el tema es constitucional, habría que modificar el asunto por esa vía y no a través de una ley. Frente a esta disyuntiva no creo justo que nos quedemos con los brazos cruzados. Respaldemos esta iniciativa y que sean las autoridades respectivas las que al final decidan si ésa fue la vía correcta. Lo deplorable es que sigamos permitiendo que una persona llegue a la Presidencia de la República con la aprobación de un reducido grupo de la sociedad.

¿Qué hubiera pasado si durante el gobierno de Endara se hubiese acogido la iniciativa de Cochez? La respuesta es fácil, el Partido Revolucionario Democrático, con su candidato Ernesto Pérez Balladares sufriría una derrota aplastante en la segunda vuelta. Ahora bien, soy consciente de que desde mi punto de vista, el tema se trae no para impedir que el PRD recobre el poder; el punto central radica en que quien llegue al Palacio de Las Garzas sepa que tiene legitimidad y respaldo popular.

Invito a todos mis colegas, en la Asamblea Nacional, para que reflexionen sobre esta propuesta. Piensen como patriotas, como personas interesadas en cambiar aquellas cosas que pudieran afectar el desarrollo futuro de la nación. Con esta iniciativa le demostramos a Panamá y al mundo, que las promesas de un verdadero cambio se han ido dando, en la medida de las posibilidades. La segunda vuelta se realiza en muchos países del continente y sus resultados han demostrado que los procesos democráticos se han consolidado.

Espero que en las próximas elecciones quien me gobierne sea una persona que obtuvo más del cincuenta por ciento de los votos emitidos. Ese candidato tendrá más fuerza, más respaldo para tomar las mejores decisiones que nos beneficiarán a todos.

*DIPUTADO POR EL CIRCUITO 8-7.