20 de Oct de 2021

  • Redacción Digital La Estrella

Opinión

‘No, que no, que no nos representan’

En un sentido general la democracia ha de ser la expresión de la voluntad de la mayoría, pero el problema de nuestra democracia radica e...

En un sentido general la democracia ha de ser la expresión de la voluntad de la mayoría, pero el problema de nuestra democracia radica en el hecho de que la voluntad de la mayoría solo se conoce cuando, como ciudadanos, emitimos nuestro voto para escoger a nuestros representantes.

Poco a poco a nivel nacional y también a nivel internacional este tipo de democracia, denominada representativa, está entrando en una fase de pérdida de legitimidad. Esto, a nivel internacional, se ve en las masivas protestas que se están dando en España, donde se levantan consignas como esta ‘no, que no, que no nos representan’.

Estas colectividades que alzan su voz, porque no se sienten representadas por aquellos que debieron representarlas y que no lo han hecho, no lo hacen y no lo harán porque no saben cómo representarlos y esto se debe a que por años solo han hecho valer sus propios intereses, creando y quitando leyes a su antojo para su propio beneficio, en menoscabo de los intereses de las grandes colectividades.

A raíz de esta falta de verdadera representatividad de los que dicen representarnos es que nuestra joven democracia representativa está perdiendo legitimidad y está pérdida de legitimidad se traduce en una pérdida de credibilidad de todo aquel que aspire a representarnos y esto se ve claramente cuando se quiere descalificar a alguien, pues solo se dice que lo que quiere es un puesto de elección popular.

¿Hasta cuándo vamos a tener una democracia que solo es posible ejercerla un día cada cinco años? Las nuevas tendencias se enmarcan en que la democracia debe ser participativa y con equidad económica.

*OBRERO Y ESTUDIOSO DE LA SOCIOLOGÍA.