15 de Ago de 2022

  • Redacción Digital La Estrella

Opinión

Bello, bellísimo

S eguiré creyendo, aun cuando la gente pierda la esperanza. Seguiré dando amor, aunque otros siembren odio. Seguiré construyendo, cuando...

S eguiré creyendo, aun cuando la gente pierda la esperanza. Seguiré dando amor, aunque otros siembren odio. Seguiré construyendo, cuando otros destruyan. Seguiré hablando de paz, en medio de una guerra. Seguiré iluminando, en medio de la oscuridad y seguiré sembrando, aunque otros pisen la cosecha. Seguiré gritando cuando otros callen; dibujaré sonrisas en rostros con lágrimas y transmitiré alivio cuando vea dolor. Regalaré motivos de alegría donde solo haya tristezas.

Invitaré a caminar al que decidió quedarse y levantaré los brazos de los que se han rendido, porque en medio de la desolación habrá un niño que nos mirará esperando algo de nosotros y en medio de una tormenta, por algún lado saldrá el sol. Siempre habrá un pájaro que nos cante, un niño que nos sonría y una mariposa que nos brinde su belleza. Pero si algún día ves que ya no sigo, no sonrío o callo, solo acércate y dame un beso, un abrazo o regálame una sonrisa; con eso será suficiente.

Seguramente la vida me abofeteó y me sorprendió por un segundo; solo un gesto tuyo hará que vuelva a mi camino, nunca lo olvides... El beso más difícil no es el primero sino el último. Disfruta hoy que mañana es más tarde de lo que crees... Los imposibles de hoy serán posibles mañana. La sonrisa es el idioma universal de la gente inteligente; sigue, sigue ya y llegarás, no dudes, lo lograrás... Uno es lo que es por la suma de lo que ha vivido; la sonrisa es la forma más sencilla de gratitud.

Este correo lo recibí y he querido compartirlo con ustedes. Sí, quiero decirles que en la vida no hay que amilanarse, porque en la fuerza está el futuro. Dicen que la risa es salud; no solo es esto, nada más hermoso que un rostro cubierto por una sonrisa; es como si Dios te enviara a hacer feliz a quien la ve y la percibe. Tratemos de ser positivos y ayudar a quien nos necesita. Quien da amor en medio de un ambiente de odio, tiene ganado el cielo, porque sin amor no podemos vivir. Es, tal vez, lo más hermoso que ha creado la vida, porque sin amor no hay existencia.

Sin embargo, para aquellos que sentimos fortaleza, es probable que algún día cedamos ante la fortaleza de la vida. En ese momento, pido a quienes conviven conmigo que me den la mano para ignorar la debilidad y pueda, con su ayuda, recuperar la fuerza que he tenido siempre. No es difícil, solo hay que encontrar la voluntad para llevarlo a cabo. En ese momento dependo de ti, de tu amistad, de tu fidelidad hacia nuestra relación familiar. Solo pido a Dios me permita continuar con igual fuerza.

*MÉDICO ROTARIA.