Temas Especiales

20 de Oct de 2020

Redacción Digital La Estrella

Opinión

Pena de muerte... ¿es la solución?

ABOGADA — CATEDRÁTICA UNIVERSITARIA.. La problemática de la criminalidad en nuestro país, se ha ido incrementando con el pasar de los a...

ABOGADA — CATEDRÁTICA UNIVERSITARIA.

La problemática de la criminalidad en nuestro país, se ha ido incrementando con el pasar de los años, pudiendo mencionar como génesis diversos aspectos, tales como el aumento poblacional, nuestra posición geográfica como atracción económica, la facilidad de ingreso y permanencia de extranjeros a nuestro país, etc.; podríamos mencionar muchas causas y de diversos contextos.

Lo cierto es que el problema está, no por venir como hace varios años mencioné en una entrevista a un medio de comunicación, cuando tuve en ese momento la oportunidad de ser la presidenta de CONADEC del Ministerio de Gobierno y Justicia (MINGO), que jamás nos podíamos permitir que la delincuencia nos absorbiera de tal manera que se convirtiera en habitual, lo cual ya es un hecho consumado y día a día de nuestra sociedad.

Ya se ha presentado como participación legislativa la viabilidad de la implementación y aplicación de la PENA DE MUERTE; mi pregunta es, y sé que igual lo es de muchos panameños: ¿ESTAMOS PREPARADOS PARA ESTE TIPO DE MEDIDAS?

Podemos indicar como premisa, que estamos realmente asustados por los hechos cotidianos, ante el incremento de la criminalidad que estamos teniendo en nuestro país y desarrollo de praxis nefastas con absoluta carencia de empatía social, convirtiéndonos en víctimas de la delincuencia organizada y a pleno conocimiento por parte de los delincuentes, de que los mecanismos que se están utilizando para enfrentarlos por parte de nuestras autoridades ya están debidamente estudiados por las organizaciones criminales, quienes han verificado e identificado las profundas carencias de la debida aplicación y desarrollo de las políticas dirigidas a la atención del problema, de forma integral.

En diversos gobiernos se han llevado a cabo inicios de esfuerzos para la elaboración de Políticas Criminológicas; no han pasado de ser documentos muy valiosos guardados en algún despacho; igualmente se han llevado a cabo discusiones importantes en la gestión de las Autoridades de Policía (corregidores), ya que igualmente son parte básica en la Administración de Justicia de nuestro país, al igual que la creación que la regulación del Sistema Penitenciario y otros esfuerzos, pero aquí es importante evaluar la realidad de acuerdo a los resultados, que ha sido un incremento desproporcionado en la criminalidad.

Es, de forma concluyente, responsable mencionar que la PENA DE MUERTE, como tal, implica aspectos muy profundos de delicada atención y análisis; ¿estamos preparados para una modificación tan sustancial de nuestra legislación?

Quiero mencionarles los siguientes aspectos que sé que los llevarán a una obligada reflexión. Nuestro sistema de Administración de Justicia, haciendo mención de forma general a las autoridades que inciden y atienden la población objeto de privación de libertad, la conforman la Justicia Administrativa, responsabilidad de los alcaldes (corregidores de Policía), jueces nocturnos de Policía (MINGO), Ministerio Público (personeros y fiscales; donde se llevan a cabo las sumarias en averiguación de los procesos), Órgano Judicial (se deciden los procesos; jueces, magistrados), teniendo que mencionar igualmente los estamentos de seguridad; Sistema Penitenciario, Centros de Adolescentes Infractores y la Policía Nacional (DIJ), ¿cuentan con absoluta madurez, desarrollo, organización y credibilidad de parte de la población, para abrogarse la responsabilidad de medida tan delicada?

Estimados lectores, se los dejo para reflexionar. Ante todo seamos responsables en formar parte de la decisión sobre qué es lo que realmente necesita nuestro tan hermoso, creciente y fructífero país, ya que sin seguridad solo tendríamos una jaula de oro: ‘PANAMÁ ES DE TODOS’.