Temas Especiales

28 de Oct de 2020

Redacción Digital La Estrella

Opinión

Káiser Bazán: ‘un legado que no pasa’

Hace un quinquenio desde aquel miércoles, luego de asistir a la toma de posesión de la Directiva de la Asociación de Usuarios de la Zona...

Hace un quinquenio desde aquel miércoles, luego de asistir a la toma de posesión de la Directiva de la Asociación de Usuarios de la Zona Libre de Colón; fue por última vez cuando escuché su voz al decirme: ‘está cayendo un palo de agua, hablamos en la noche’. Eran alrededor de las 3:30 p.m.

Ese infausto día, 8 de agosto de 2006, marcó el fin de la presencia física del ingeniero Dominador Bazán, en esta pasarela terrenal... pero no así, de su legado.

‘Soy un convencido de que Dios nos da dones para que los usemos bien. Y agradecido reconozco que las bendiciones que el Divino Hacedor derrama sobre nuestras vidas, son temporales’. Solía decir.

Káiser Bazán, desde una temprana edad, al graduarse de la prestigiosa academia militar de West Point y posteriormente de la Universidad de Stanford, se embarcó en una trayectoria que cristalizó en su fructífera participación en organizaciones tales como: CAPAC, CoNEP, Cámara de Comercio, Industrias y Agricultura de Panamá, SPIA, la Federación Interamericana de la Industria de la Construcción (FIIC), Fundaciones ANDE y COSPAE, así como CYCIP, y USPA.

Además, presidió la delegación de constructores de la Federación Internacional Constructor Association (CICAS).

Tal fue la vocación de Káiser en pro del prójimo que también tuvo entusiasta actuación en el Club de Leones, la organización del Campeonato Pan—Americano Pre—Olímpico, para asignar los equipos que participaron en los Juegos Olímpicos de Atenas.

Sirvió a la Patria en varias posiciones, incluyendo: viceministro de Obras Públicas, director de la Caja de Seguro Social, diputado de la Asamblea Nacional, embajador de Panamá en Washington y Canadá, ministro de Relaciones Exteriores, y segundo vicepresidente de la República.

Sumergido en un mar de esperanzas, Káiser Bazán, dedicó su vida sin limitación y con fidelidad al bienestar y progreso de su país, incluyendo el comienzo del proyecto del Museo de la Biodiversidad, bajo el diseño del famoso arquitecto Frank Gehry, en su condición de presidente de la Fundación Amador.

La visión futurística del ingeniero Káiser Bazán, impulsó la organización de Expocomer, que desde su inicio logró la presencia de Henry Kissinger, David Rockefeller, Dr. Fafka y Walter Heller, entre otros renombrados expositores de foros.

El próximo mes de marzo de 2012, esta vitrina del comercio internacional celebrará su trigésimo aniversario con su acostumbrada magna exhibición, que tendrá la participación de alrededor de 30 países.

Expocomer, en verdad es un sueño que a sus tres décadas, sigue aún vigente. También debemos reconocer el aporte del Licenciado Juan José García, primer presidente de Expocomer.

Cierto es que al tratar de catalogar sus actos, no hay duda que hoy, la mirada de Dios reposa sobre él, al cumplir el primer quinquenio de la súbita desaparición del ingeniero Dominador Káiser Bazán, un verdadero y sincero amigo.

*PERIODISTA.