06 de Dic de 2022

  • Redacción Digital La Estrella

Opinión

De saltos y asaltos políticos

Mike Powell atleta de salto de longitud estadounidense ostenta el primer lugar en el ranking mundial, con un salto de 8.95 metros, hazañ...

Mike Powell atleta de salto de longitud estadounidense ostenta el primer lugar en el ranking mundial, con un salto de 8.95 metros, hazaña realizada en Tokio en 1991; nuestro Irving Saladino ocupa la séptima posición, con 8.73 metros, proeza efectuada Hengelo en el 2008. Y uno de los asaltos a bancos más grande del mundo fue el realizado al Banco Central de Fortaleza Brasil en el año 2005, de donde los cacos sustrajeron la suma de 69.8 millones de dólares.

Sin embargo, en nuestro sufrido país la marca de salto de transfuguismo político la dominan los miembros del PRD, que ocupan cargos de elección popular, quienes dieron el salto o aspiran a darlo a las toldas del partido Cambio Democrático en el Poder.

Mientras que el asaltante de la democracia y ocupante de la silla de San Felipe se erige como el enemigo número uno de la democracia, en virtud de su praxis política del chantaje y extorsión como medio de doblegar a sus adversarios políticos.

Ello es así porque el presidente de la República, en lugar de ocupar su puesto de mandatario de todos los panameños —en su afán desmedido de poder—, dedica gran parte de su tiempo y los recursos del Estado a la compra de conciencias, de espíritus débiles y vulnerables; lesionando gravemente a la democracia y a la institucionalidad político—partidista.

Desde luego que ambos actores políticos —captado y captador— son figuras repudiables e inmorales, pero sin lugar a dudas lo más lamentable es el uso del poder político del Estado para esta deleznable práctica politiquera y de clientelismo político de la peor ralea.

Es, pues, una falta a la ética política y a la confianza de sus electores el acto de transfuguismo político cometido por diputados, alcaldes y representantes de corregimiento otrora miembros del PRD, pero que no serán los últimos en saltar ni el PRD el único partido víctima de las arremetidas presidenciales; por lo que le advertimos a los colectivos políticos —de oposición y gobierno— que bien harían en ‘poner sus barbas en remojo’.

Mientras nuestra economía crece a un ritmo envidiable para el resto de Latinoamérica, quienes conducen hoy la nave del Estado padecen de enanismo político, solo escuchan el ‘sonido de sus cajas registradoras’ e ignoran por completo el lamento del pueblo frente al aumento de la canasta básica, el desastroso servicio público terrestre de pasajeros (colectivo y selectivo), la violación de los derechos humanos (Changuinola y quemados de Tocumen), el lamentable e ineficiente servicio de salud (CSS y Ministerio de Salud), el atraso del sistema de Educación y la falta casi absoluta de seguridad pública.

Estos y muchos otros temas de interés público son los que el pueblo estima que deben formar parte de la agenda de gobierno y no el bochornoso espectáculo del clientelismo y transfuguismo políticos, reeditado una vez más el pasado 1 de julio en la Asamblea Nacional.

Pero como quiera que toda crisis también significa oportunidades, al final será el pueblo soberano quien pasará la factura en las elecciones del 2014.

*ECONOMISTA Y FUNDADOR DEL PRD.