Temas Especiales

23 de Jan de 2021

Redacción Digital La Estrella

Opinión

¿Real crisis del capitalismo?

MÉDICO. M ientras leo con algo de sorpresa que un alto porcentaje de jóvenes encuestados en el mundo consideran al Internet tan importa...

MÉDICO

M ientras leo con algo de sorpresa que un alto porcentaje de jóvenes encuestados en el mundo consideran al Internet tan importante como el agua o el aire, se desarrolla una crisis económica en el mundo. Me hace pensar esta información que las protestas serán mayormente virtuales dentro de este grupo etario.

Países como Portugal, España, Grecia, Italia y quizás Francia se debaten ante una incertidumbre económica. En América, nuestros vecinos estadounidenses no se quedan atrás. A Japón tampoco le va bien. Para qué seguir enumerando en esta ‘pandemia’.

Organismos rectores, como el Fondo Monetario Internacional y el Banco Mundial, hacen fuertes advertencias sobre el futuro oscuro de las finanzas mundiales. Y, como siempre, con consejitos que poco defienden la vida.

Impresiona, pues, que el mundo capitalista está en crisis. Ya algunos articulistas han recordado las teorías económicas de Marx como explicativas al fenómeno. En realidad no soy economista; profesión que se maneja hoy día con insumos muy volátiles y que se esmera en explicar lo que va a ocurrir y luego decir por qué no ocurrió.

Lo que sí observo en mis lecturas diarias, más allá de las propias mi profesión, es que hay ya hace algún tiempo un número de medidas que están afectando a los más necesitados, con la excusa de abatir tal situación.

En España el desempleo es alto; en Grecia se despiden funcionarios públicos y se ajustan pensiones. En Portugal recetas idénticas. En España algunas casas distribuidoras de medicamentos para el cáncer anunciaron: se acabo el ‘fia’o’. No muy gratos ejemplos.

Si observamos estas recetas, no está lejos el pasado en que los famosos ajustes estructurales aplicados en nuestra América condujeron a significativas limitantes en el gasto social, generando incrementos en cifras de pobreza y pobreza extrema que han dejado profundas secuelas en la seguridad social. Verbigracia instituciones como la Caja de Seguro Social de Costa Rica, pasado modelo de institución de este tipo en América Latina y hoy en desesperada lucha por no derrumbarse.

Parece que los escenarios han cambiado. De los países en vías de desarrollo a los que se hacen llamar desarrollados, pero la ‘tesis de la carambola’ se mantiene en firme. Al final somos un sistema.

Mi pregunta de ignorante y quizás ingenuo, para no decir una mala palabra, es ¿dónde están esos millones de millones de millones de dólares, que hoy día se han desaparecido y no permiten sustentar las economías en estos países? Me contestarán: armas, guerras, en corrupción, narcotráfico, cuentas cifradas allende de los mares, malas inversiones, etc. y uno que otro desconfiado que las habrá enterrado. Pero para lo mí lo elemental es: si vendo algo, gano algo, y, ese dinero, que salió de algún lado, está en otro. Al menos que me digan que todo era virtual o lo exportaron a otra galaxia.

Lo que yo concluyo es que algunos pocos tienen esas grandes cantidades de dinero guardadito, producto de dichas actividades y ello explicaría su carestía y ausencia en el mundo del diario vivir en este globalizado y terrorífico escenario.

Pero también se diseñan políticas que podrían recaudar más fondos para paliar esta angustia planetaria y se dice cumplir con gastos sociales. Una de ellas es aplicar más impuestos al que más tiene, tal como se pretende en EE.UU., España y otros países europeos. Todo ello después de un mea culpa de algunos multimillonarios encabezados por Warren Buffett, que exclaman: ‘por favor, no nos mimen más’. Se ha recomendado el impuesto sobre las transacciones financieras o tasa Tobin como otro elemento recaudador con sus propulsores y también siempre opositores.

Bueno, de ser así y no constituirse en una comedia, los de ‘más billete’ aportarán su cuota, pues, los de capas media, baja e infrabaja ya no pueden sacrificarse más.

Esperemos que este buque mundial de la economía no se hunda, porque, ante tal circunstancias y previo a que ocurra, los ‘indignados’ podrán hacer remembranzas del 14 de julio de 1789. Sociedad civil y ‘no civil’, afectadas por igual, se unirán para detener este masivo fratricidio. Pues, la igualdad, fraternidad y libertad desaparecieron de nuestro planeta hace buenos años.

Ojalá que los gobiernos esta vez no sean como la reciente planta descubierta en Brasil: Spigelia genuflexa, una planta que se arrodilla, con la diferencia de que lo hace para depositar semillas en el suelo. Para su supervivencia. Lo contrario a nuestros últimos gobiernos mundiales, que han actuado con genuflexión en la aplicación de medidas de exterminio, adelantando el apocalipsis como hijos de Apolión.